turismo | nuevas vías para financiar el sector

Los comerciantes del centro se oponen a la tasa turística

  • Temen que el gravamen "espante" a los visitantes

  • Inician una campaña contra la 'turismofobia' que se vive en otras ciudades

  • Apoyan los apartamentos turísticos reglados

José Marín (izquierda), representante de Alcentro, entrega abanicos a una turista que recorre la Plaza del Pan. José Marín (izquierda), representante de Alcentro, entrega abanicos a una turista que recorre la Plaza del Pan.

José Marín (izquierda), representante de Alcentro, entrega abanicos a una turista que recorre la Plaza del Pan. / diego caballos

Comentarios 3

Nuevo frente contra la tasa turística. Los comerciantes del centro de Sevilla, la zona donde se concentra el mayor número de visitantes que acuden a la capital andaluza, se oponen a que en un futuro se pueda establecer este gravamen. Así lo manifestaron ayer durante una rueda de prensa en la que anunciaron la puesta en marcha de una campaña para atraer visitantes a la ciudad hispalense, una iniciativa con la que se responde a la turismofobia que se vive en algunas urbes españolas este verano. Este colectivo no considera "alarmante" la proliferación de pisos turísticos, siempre que se encuentren "reglados". Muy al contrario, defienden que este tipo de alojamiento evita que haya viviendas abandonadas en el casco antiguo.

Uno de los objetivos turísticos del gobierno de Espadas se encuentra con otro traspié. La tasa turística, por ahora, está lejos de lograr un mínimo acuerdo. A los hoteleros se han sumado ahora los comerciantes del centro (Alcentro), la zona donde más monumentos se concentran. El representante de esta federación, José Marín, lo expresó claramente: "No estamos a favor de la tasa". El motivo no es otro que el "temor" a que el gravamen "espante" a futuros visitantes.

Los hoteleros también se mostraron en contra de cobrar a los turistas una tarifa por su estanciaLa esperanza de Espadas para aplicar la tasa está ahora en el Gobierno de Rajoy

Este argumento ya lo expusieron en su día los hoteleros sevillanos para oponerse al cobro. y no es en el único aspecto en el que coinciden con dicho gremio. Hace pocos días, el presidente de los establecimientos hoteleros de Andalucía, Manuel Otero, reafirmaba su oposición a la tasa al considerar que el Ayuntamiento no ha explicado aún suficientemente bien en qué se emplearían los ingresos que se obtuvieran. Los comerciantes del centro también resaltan este "déficit" de información. "No hay nada claro", incide el representante de Alcentro, quien lanza una pregunta a los gobernantes municipales: "¿Nos podemos permitir cobrar a los turistas?".

Pese a las críticas por la falta de información, lo cierto es que el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, dejó claro desde un primer momento para qué se usará el dinero que se logre con la tasa: para promoción turística y restauración del patrimonio. El concejal socialista entiende que los fondos con los que cuenta el Consorcio de Turismo -que en poco tiempo se convertirá en una empresa municipal- resultan muy escasos para tales fines, por lo que se ha de recurrir a dicho gravamen. Un cobro que lleva establecido desde hace años en distintas capitales europeas. Sin ir más lejos, en Barcelona se cobra esta tasa en los hoteles y ya se piensa hacer lo mismo en los apartamentos turísticos. En Roma, en algunos establecimientos, se exige el pago de hasta siete euros por cada noche de estancia.

En Sevilla, en principio, se baraja la posibilidad de cobrar un euro por noche. Los hoteles serían los encargados de que se abonara esta tarifa. En una reciente declaración, el edil de Turismo llegó a barajar la posiblidad de que la tasa se implantara, incluso, en las distintas actividades turísticas que se organizan con regularidad en Sevilla. Muñoz, en este sentido, alberga la esperanza de llegar a un acuerco con el nuevo presidente de los hoteleros sevillanos, Manuel Cornax, quien en un principio sí se ha mostrado dispuesto a hablar sobre este asunto, una postura más "aperturista" que la de su antecesor en este cargo, Manuel Otero, quien ahora, a nivel regional, vuelve a oponerse.

También a nivel autonómico el Ayuntamiento se ha encontrado con la indiferencia de la Junta. Pese a estar gobernados por el mismo partido político, Susana Díaz se muestra reacia a que en Andalucía se exija a los turistas el pago de una tasa. El Ejecutivo autonómico intenta, de esta manera, evitar una tensión territorial entre distintas ciudades por esta cuestión. En este punto, conviene recordar que Córdoba y Málaga se han posicionado en contra del gravamen, mientras que Sevilla y Granada están a favor.

Ante la falta de consenso, al Ayuntamiento hispalense le queda ahora, como única esperanza, el Gobierno de Rajoy. En concreto, el Ministerio de Hacienda, donde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) han pedido un cambio en la orden sobre financiación local para que las corporaciones municipales puedan establecer, si lo consideran oportuno, esta tasa.

Al margen de dicha cuestión, los comerciantes del centro consideran que debe cuidarse al máximo a los visitantes, de ahí que hayan iniciado una campaña en respuesta a la turismofobia que se ha desatado en diversas ciudades españolas, principalmente en Barcelona, Bilbao, San Sebastián y las Islas Baleares. "Debemos aprovechar la situación que se vive en otros puntos para que los turistas vengan a Sevilla. Aquí los esperamos con los brazos abiertos", refirió José Marín mientras mostraba uno de los 40.000 abanicos que se repartirán entre los visitantes "para que el calor no se convierta en excusa para no venir".

Alcentro también propone al Ayuntamiento que en los meses estivales se coloquen carpas en las zonas donde los turistas guardan cola para entrar en los monumentos. En estos puntos, los miembros de esta federación llevarán agua a los visitantes para "menguar" los efectos de las altas temperaturas.

Por otro lado, José Marín no considera "grave" la proliferación de apartamentos turísticos en Sevilla. Muy al contrario, considera que gracias a este tipo de establecimientos "no hay tantas viviendas abandonadas y llenas de ratas en el casco antiguo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios