El alcalde corrige a su portavoz y niega la revisión de las subvenciones a la Iglesia

Con la Iglesia hemos topado. Eso debió pensar ayer el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, al hilo de la reflexión pública trasladada por la portavoz del gobierno local, la socialista Maribel Montaño, de poner en duda las ayudas a la institución religiosa por el supuesto trato de favor al haber "ediles y altos cargos bautizados", argumento con el que trató de respaldar a IU por la polémica subvención de 51.000 euros a una entidad afín, Cedespaz.

Monteseirín se refirió a las declaraciones públicas de Montaño en rueda de prensa como "una broma por los comentarios de los concejales en junta de gobierno que decían que eran católicos y que estaban bautizados, una ironía que Maribel trasladó en la rueda de prensa de junta de gobierno". En este sentido, aseveró que "claro que no hay intención de revisar las ayudas y subvenciones que se dan a la Iglesia", y rechazó que "ésa fuera la intención del comentario".

Tras la desautorización expresa de su portavoz, el regidor sí precisó que "hay que cuidar las ironías, porque muchas veces las carga el diablo", consejo que hizo extensivo a su primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), de quien recordó su controvertida referencia a la Navidad como "solsticio de invierno".

Las declaraciones de Maribel Montaño recogidas por Diario de Sevilla fueron ayer objeto de comentarios entre los capitulares de la corporación, incluso de su propio grupo político, que las llegaron a tildar de "tonterías". En las filas de la oposición, el portavoz adjunto del PP Curro Pérez dijo que "esta señora está inhabilitada para ser la portavoz de un gobierno serio" y agregó que su argumentario para defender la subvención a Cedespaz es "toda una ridiculez".

Curro Pérez censuró el nivel del debate interno del gobierno local en sus comisiones "ante los graves problemas de Sevilla y lo que está cayendo con la crisis", se preguntó por el "nivel de chantaje político que Torrijos le hace el PSOE" para que éste haga público el debate sobre las ayudas a la Iglesia, y solicitó el pronunciamiento de la delegada de Fiestas Mayores, la socialista Rosamar Prieto. Del alcalde, dijo que siempre anda rectificando, y de Torrijos, que "intenta enredar con cuestiones ideológicas lo que es evidente, que Cedespaz no es otra cosa que un chiringuito de camaradas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios