El descubrimiento de un legado

  • 212 alumnos de institutos de Sevilla y provincia realizan una 'gymkhana' cultural

La Catedral, la iglesia del Salvador, el Ayuntamiento y la Casa de Pilatos son algunos de los monumentos de la ciudad más visitados y fotografiados por los tursistas que llegan a Sevilla. Pero eso no sucede con los ciudadanos de aquí, ya que en los barrios hispalenses se desconoce el patrimonio artístico y cultural de su misma ciudad, algo que varios profesores de instituto se han empeñado en enmendar.

De ahí surgió la idea de la prueba Odisea, una gymkhana cultural por el centro de Sevilla en la que, repartidos en grupos de seis jóvenes, participaron ayer 212 alumnos de siete centros de enseñanza de la capital y la provincia. El objetivo no era otro que el encontrar hasta ocho puntos destacados del casco histórico de la ciudad, un recorrido que arrancó temprano de la Plaza de España y que tuvo su final en el Rectorado de la Universidad de Sevilla, donde se procedió a la entrega de premios.

"La idea del proyecto surge en Córdoba, donde se viene realizando esta prueba desde hace diez años", comentaba Javier Contreras, profesor del Instituto Castillo de Cote, de Lora del Río, y coordinador de la gymkhana, quien espera repetir la prueba cada año y no descarta que sea itinerante por municipios de la provincia como Osuna, Carmona o Écija, de una gran riqueza patrimonial.

Lo mismo opinaban algunos de los estudiantes de 4º de ESO y 1º de Bachillerato que participaron ayer en la prueba, como Alejandro, Manasés y Juan, del Instituto Nuestra Señora de Consolación de Utrera, los cuales se mostraban cansados al finalizar el recorrido tras el calor sufrido y el esfuerzo realizado. "Debería haber sido más corto el trayecto, tal vez mejor en Utrera o Carmona", señalaban estos jóvenes, quienes reconocían "buscar la sombra" más que los monumentos, para los que "no da tiempo a ver mucho". Sin embargo, tanto estos tres chicos como la mayoría de sus compeñeros de aventura reconocían lo "divertido" de la "experiencia".

Aunque los alumnos de los institutos de la capital -Murillo, Albert Einstein, Santa Aurelia y Azahar- partían con cierta ventaja ante los estudiantes de Lora del Río, Montellano y Utrera, lo cierto es que todos ellos compartieron la experiencia de utilizar un mapa y preguntar sobre los lugares a encontrar, confundiéndose en la calle con los turistas, aunque bien identificados con sus camisetas azules y blancas (éstas para los controladores). "Conocíamos el centro un poco, por la Semana Santa y sobre todo por las tiendas, pero hemos tenido que preguntar de todas formas", afirmaban María José y Alejandra, del IES Murillo. "La Casa de Pilatos ha sido el lugar más difícil de encontrar, pero nos ha gustado descubrirlo", añadían estas jóvenes.

Este palacio de la calle Águilas resultó ser uno de los lugares de paso de los alumnos, quienes debían resolver una sopa de letras con los monumentos y solucionar una serie de cuestiones sobre los mismos. "Les hemos dicho que las respuestas son simples y están delante de ellos", comentaba Ángel Fernández, profesor del IES Santa Aurelia asentado en el patio de la iglesia del Salvador. "Les hacemos fijarse en algunos detalles y con algo se quedan, además de servirles para disfrutar y relacionarse", señalaba Enrique Rodríguez, maestro en el IES Castillo de Cote de Montellano, quien recordaba el mucho tiempo empleado en la preparación de la gymkhana para "hacerla amena".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios