El descuento de la tasa de basura por la huelga se demora al tercer trimestre

  • El Ayuntamiento estima que la rebaja será de 712.000 euros por los once días en los que sólo hubo servicios mínimos. Se trata de una promesa del alcalde realizada durante el paro.

Comentarios 3

Once días de huelga que pusieron a la ciudad en los informativos nacionales y en medios extranjeros con imágenes marcadas por las montañas de basura en las principales zonas monumentales. La presión de las primeras jornadas fue de tal intensidad que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, optó el sexto día de huelga por salir al paso con una promesa que interesaba al bolsillo de los sevillanos: un descuento en la tasa de basura al entender que los contribuyentes no tenían que pagar por unos servicios públicos no recibidos. Ocurre que no pocos vecinos e industriales se han sorprendido al comprobar que en el recibo del primer trimestre de 2013 no se ha aplicado el descuento prometido. La oposición socialista en el Ayuntamiento denunció ayer esta circunstancia a través de la red social Twitter, aunque el alcalde no especificó en ningún caso la fecha exacta de la aplicación de la rebaja. La Agencia Tributaria municipal asegura ahora que ultima los estudios técnicos necesarios para valorar a cuánto debe ascender la deducción por la reducción de los servicios durante esos días (los que hubo tuvieron carácter de mínimos) y anuncia que el descuento se aplicará en el recibo que se expide a viviendas y locales correspondiente al tercer trimestre de 2013. El proceso de cálculo y aplicación es "complejo", según fuentes autorizadas del Ayuntamiento. Una primera estimación indica que el Ayuntamiento dejará de ingresar 712.900 euros al no haber ofrecido el servicio de limpieza en su integridad en el período de huelga, comprendido entre la noche del 27 de enero y el 7 de febrero de este año. La Agencia Tributaria dará así cumplimiento a la promesa del alcalde en plena huelga, como dijo Zoido: "La tasa de basura se calcula en función de unos parámetros y he dado instrucciones para que no se aplique durante estos días y se descuenten del importe final".

La huelga indefinida de Lipasam tuvo eco más allá de los medios de comunicación españoles. The New York Times y el francés Le Monde informaron de ella en sus ediciones digitales. Y la cadena estadounidense CNN y la británica BBC ofrecieron reportajes con imágenes de las calles más céntricas repletas de basura.

El alcalde realizó la promesa de descuento de la tasa de basura después de un arranque de huelga que se caracterizó por mantenerle el pulso a los sindicatos convocantes. Los primeros días no hubo ningún contacto entre las partes. El gobierno jugó sus cartas y dejó que los sectores más radicales provocaran incendios en las pilas de basura. Los empleados de Lipasam comenzaron a calcular el efecto de la huelga en sus nóminas, que en muchos casos alcanzó una pérdida próxima a los 500 euros. La difusión de los detalles del convenio colectivo de Lipasam -que recoge grandes privilegios como un plus por no faltar al trabajo y la subida delsueldo hasta en un 70% por razón de antigüedad- así como la organización de la bolsa de trabajo, donde entre los favorecidos ha habido muchos familiares de los trabajadores, fueron haciendo efecto en la opinión pública, de tal forma que los sindicatos comprobaron que la gran mayoría de la ciudadanía no entendía las razones del paro laboral, que oficialmente eran las de no consentir el recorte en la nómina en un 5% al igual que los restantes trabajadores del Ayuntamiento y desacuerdos en las distribución de la jornada de 37 horas y media semanales.

La huelga terminó a los once días tras una asamblea de trabajadores celebrada en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (Fibes). Al final, los trabajadores no sólo acabaron asumiendo con un 85% de apoyo el acuerdo firmado en abril de 2012, sino algunos cambios más, como la reorganización de la polémica bolsa de trabajo, que se abre en igualdad a todos los sevillanos, y la reestructuración del servicio de limpieza viaria. Los sindicatos convocantes del paro terminaron admitiendo el triunfo del gobierno local.

Zoido realizó la promesa de descuento en la tasa de basura al término de una de las comisiones de seguimiento de la huelga que presidió cada mañana. Tras aquellas comisiones se daba cuenta de los efectos del paro en la ciudad, sobre todo en cuanto al número de contenedores que salían ardiendo, unos hechos de los que se desmarcaron los representantes sindicales en todo momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios