El director de Altair pide a Moreno que estudie mantener los conciertos para "no coartar la libertad de familias"

  • En una carta, Javier Delgado le advierte que muchos alumnos del centro diferenciado por sexo ya no podrán disfrutar de este tipo de "educación de calidad" porque sus padres no podrán pagarla.

Comentarios 27

El director del colegio Altair de Sevilla -uno de los diez centros de educación diferenciada por sexo en Andalucía afectados por la decisión de la Junta de no renovar conciertos en base a resoluciones judiciales que rechazan sufragar con recursos públicos este modelo pedagógico-, Javier Delgado, ha remitido una carta a la consejera de Educación, Mar Moreno, en la que le pide que estudie cómo, "sin coartar la libertad de las familias y siendo estos centros cómo ellas quieren y como llevan funcionando muchos años", éstas puedan seguir teniendo posibilidad de acceder a ellos, "ya que con sus recursos no podrían disfrutar de este tipo de educación de calidad".

En la misiva, Delgado vuelve a invitar a Moreno a visitar el colegio, que ofrece escolarización a alumnos de barrios obreros de Sevilla como Palmete, Padre Pío, Juan XXIII, Amate, Santa Aurelia o Su Eminencia, cuyos padres son "trabajadores, muchos de ellos actualmente sufriendo la lacra del paro y de la crisis económica".  "Le ruego que venga a conocer la realidad de estos centros antes de tomar una decisión tan drástica para tantas familias desfavorecidas económicamente", reclama el director de Altair, que incide en que este entorno obrero, "pulmón de Sevilla", necesita que "no le quiten la oportunidad de que sus hijos puedan estudiar en uno de los centros de calidad que tiene la zona y no añadir una más a las dificultades que ya tienen".

En este sentido, Delgado recalca que, a pesar de las sentencias del Tribunal Supremo, "que se ampara en la LOE de 2006", desde enero de 2013 la ley de Presupuestos Generales del Estado, que legisla sobre los recursos de todos, "dice expresamente que se pueden financiar los centros de educación diferenciada". También refuta la idea de que las diferencias de nivel académico de los alumnos de los distintos colegios respondan al nivel socioeconómico de las familias. "Si esto que dice es así sería bueno reflexionar porqué en Altair, siendo sus alumnos de una de las zonas más desfavorecidas de Sevilla, o en los colegios de las Hermanitas de los pobres la tasa de fracaso escolar está muy por debajo de la media de fracaso escolar de Andalucía: ¿podrá influir alguna otra variable más, como el modelo pedagógico de educación diferenciada?", subraya. Por otro lado, Delgado reivindica que Altair lucha por "potenciar lo mejor de cada uno y ser un referente de excelencia académica", recordando que dos alumnos del centro, hijos de un taxista y un guarda de seguridad, han sido medallas en las recientes Olimpiadas Nacionales educativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios