Política Beneficiados y heridos en las candidaturas del 9-M

Los efectos de la ruleta del PP

  • Soledad Becerril exige llevar en la lista al Congreso a Albendea, que repetirá por cuarta vez, por lo que obliga a Arenas a dejar fuera al alcalde Antonino Gallego

Todo proceso de selección como es la elaboración de una lista electoral deja heridos. Aún más si se trata de un partido con escasas posibilidades de tocar poder en la parcela autonómica y en ningún caso garantizadas en el ámbito nacional. La designación de Soledad Becerril como cabeza de lista por el PP al Congreso de los Diputados ha desbaratado los planes de incluir un rostro nuevo y pujante de la provincia, como es el caso de Antonino Gallego, alcalde de Bollullos de la Mitación, una suerte de Gallardón provincial que había solicitado en firme su ingreso en la Cámara Baja. A Gallego le hacía especial ilusión tener escaño en la carrera de San Jerónimo. Presentaba dos avales poco frecuentes en el PP de Sevilla: su condición de sólido referente en el frondoso bosque de alcaldes socialistas de la provincia y la de dos veces seguidas ganador de unas elecciones con mayoría absoluta. Pero Gallego ha sido víctima indirecta de las condiciones impuestas por Soledad Becerril para liderar la lista. La ex alcaldesa de Sevilla, que de entrada hubiera preferido seguir como única senadora por Sevilla y que el partido hubiera ido forjado estos cuatro años a otro cabeza de candidatura, le exigió a Javier Arenas una oficina de apoyo logístico para la campaña en la sede de la calle Rioja -una petición más que razonable- y la repetición en las listas de su amigo Juan Manuel Albendea, que disfrutará así de su cuarta legislatura consecutiva. Becerril ha resucitado políticamente a última hora a un diputado que a sus 71 años todos daban por amortizado y más preocupado por la Fiesta Nacional, de la que es un verdadero apasionado, que metido en las cuitas e intrigas por las listas.

Y Arenas aceptó. Asignó el número dos al ex presidente provincial Ricardo Tarno -al que había que reconocer su trabajo de los últimos años- y le dejó el número tres a Albendea. Las consecuencias fueron dos: se vio obligado a vivir la incómoda situación de retrasar al número cuatro a Adolfo González, al que fichó del mundo de la Universidad en 2004 como número tres, y a dejar fuera definitivamente de la lista a Gallego, ya que el número cinco debe ser una mujer para cumplir las cuotas paritarias. La elegida para ese puesto ha sido, precisamente, una ex diputada en Madrid, Dolores Rodríguez, amiga personal de Arenas y de su círculo de íntimos, como el torero Curro Romero. Rodríguez fue concejal del Ayuntamiento, pero en el partido todos coinciden en que su perfil no encajó bien en la vida municipal.

Más fácil lo ha tenido Arenas para cerrar la lista al Parlamento de Andalucía. Decidida la asignación del número uno a su principal pupilo político, Juan Ignacio Zoido, escogió como segunda a Alicia Martínez, portavoz adjunta en el Ayuntamiento y que previsiblemente dejará la actividad municipal después del 9 de marzo, permitiendo conseguir su acta de concejal al ex edil Ignacio Flores, uno de los más activos en la etapa de Raynaud y originando muy probablemente que Juan Bueno sea el nuevo portavoz adjunto primero. Martínez ha rentabilizado una notoriedad labrada en los actos públicos a los que ha asistido junto a Zoido en los últimos meses. Nadie ha discutido en el PP que el número tres sea para el presidente provincial, José Luis Sanz, alcalde de Tomares. Con la designación como número cuatro de su jefa de gabinete y ex asesora del grupo popular en el Parlamento andaluz, Patricia del Pozo, Arenas ha seguido el estilo de Rajoy, que ha obrado igual con el responsable de su gabinete en la listas de Madrid. Y con la asignación del número cinco a Jaime Raynaud, todo indica que el presidente andaluz del PP ha tratado de lavar su conciencia tras la forma en que apartó de la carrera municipal al político sevillano a menos de un año de los últimos comicios. Raynaud es uno de los responsables de la redacción del programa de gobierno del PP en Andalucía. El puesto número 6 ha sido otorgado por cuota paritaria a Dolores Calderón, a la que se premia su periplo de años por la provincia. Ha sido concejal en Morón y San Juan y actualmente lo es en Coria, lo que le permite ser diputada provincial. De las listas salen el farmacéutico José Guillermo García Trenado y Rafael Salas, que seguirá con responsabilidades en el partido. La designación de Miguel Ángel Arauz, líder de la oposición municipal en Osuna, para ocupar el acta de senador por Sevilla ha supuesto una sorpresa, causada por el movimiento de fichas provocado por la exigencia de Becerril de llevar en la lista a Albendea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios