triple crimen en dos hermanas

La juez encarcela a un cuarto individuo relacionado con el triple crimen de Dos Hermanas

  • Al sospechoso, de 39 años y con antecedentes por un delito de robo con fuerza, se le imputan los mismos delitos de asesinato y detención ilegal que a los otros tres implicados que están encarcelados

  • Sanz no descarta nuevas actuaciones en la investigación "abierta"

Comentarios 1

La titular del juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, Ana Escribano, ha decretado el ingreso en prisión de un cuarto sospechoso relacionado con el secuestro y asesinato del ciudadano turno Mehmet Demir, de 55 años, de su compañera sentimental, Sandra Capitán Capitán, de 26, y de la hija de ésta, Lucía Begines Capitán, de sólo 6 años, según han confirmado fuentes policiales.

A este cuarto sospechoso, un hombre de 39 años y con antecedentes por un delito de robo con fuerza, se le imputan los mismos delitos de asesinato y detención ilegal que a los otros tres implicados: Ricardo García, el Pollino, su mujer, y el padre del Pollino, todos ellos del clan conocido como los Cabos.

La cuarta detención por el triple asesinato se produjo el pasado miércoles, día 18, y tras ser puesto a disposición el viernes, la juez, que mantiene la investigación bajo secreto de sumario, decidió su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, según las mismas fuentes.

Ricardo el Pollino, el asesino confeso del triple crimen de Cerro Blanco, había adquirido una deuda de 30.000 euros por drogas con el ciudadano turco Mehmet Demir y ese fue el detonante de los asesinatos. El Pollino reconoció en sus declaraciones policiales y ante la juez que debía 30.000 euros a Mehmet Demir y además afirmó que éste le habría amenazado supuestamente exigiendo el pago de dicha cantidad. En el marco de esa disputa se habrían producido los asesinatos.

El principal sospechoso confesó la autoría del triple crimen, así como que disparó a las víctimas antes de enterrarlas en sosa cáustica -una sustancia que acelera la descomposición de los cuerpos- y bajo una losa de cemento en un pozo de la vivienda ubicada en el número 168 de la calle Cerro Blanco. El Pollino aseguró, no obstante, que el disparo que acabó con la vida de la pequeña Lucía no fue intencionado, sino que se habría debido, siempre según su versión de los hechos, al efecto de un rebote o una bala perdida, explicaron otras fuentes.

La mujer del Pollino y su padre, negaron cualquier participación en los hechos. Los tres están en prisión provisional desde el pasado 3 de octubre por decisión de la juez, después de que la Fiscalía solicitara esta medida. Y ahora también está en la cárcel el cuarto sospechoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios