De lo erótico a lo cómico

Sábado de abril. 14:15. Plaza del Salvador. Las mesas altas de las bodeguitas que hay en los soportales aparecen atestadas de jóvenes disfrazadas. Algunas llevan sobre su cabeza unas diademas de tules de colores de las que despuntan, en forma de flechas, diversas flores. La futura novia, vestida de verde, emula a Campanilla, personaje de Peter Pan. Otro grupo, integrado también por mujeres, luce escarapelas naranjas de las que sobresale un pene de plástico. En esta reunión, la prometida va ataviada con un traje de flamenca adquirido con toda probabilidad en alguna de las tiendas turísticas del barrio de Santa Cruz y cuyo diseño se sitúa en las antípodas de la elegancia. De su hombro cuelga una banda con un amarillo nada discreto en la que puede leerse: "Novia cachonda".

A escasos metros, hay una tercera despedida. Las amigas de la novia lucen en su cabeza flores rojas. Hacen el baile de la conga. La prometida lleva un cancán y unas enormes gafas rosas. Logran llamar la atención de todos los presentes con su danza. También hay varones que festejan el fin de la soltería de un amigo. No van disfrazados de nada. Son los que más beben y, pasados unos minutos, bailan hasta revolcarse en el suelo. El alcohol y el hecho de encontrarse en una ciudad donde no conocen a nadie facilita la pérdida de la vergüenza y del sentido del ridículo.

Imágenes como éstas se repiten a menudo los fines de semana en esta céntrica plaza y sus alrededores. Una celebración que a muchos espanta y que a otros les resulta conveniente por los beneficios que genera en las barras. Pero también hay otras despedidas, mucho más elegantes, programadas al milímetro gracias a las empresas especializadas.

Una de ellas esRestaurante Parix, cuyos dueños ofrecen una amplia gama de servicios para las despedidas, tales como el barco por el Guadalquivir, paintball o la última novedad: el disco-bus. Mención aparte supone el restaurante que regentan en el Polígono Store, que se ha convertido en un referente para todo tipo de celebración (bodas, bautizos, comuniones y despedidas). Es un negocio hostelero "tematizado" del que se han excluido los espectáculos eróticos y se ofrecen shows cómicos y de magia, "acordes con los nuevos gustos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios