Los etarras detenidos el domingo son los que volaron el alto el fuego

  • Igor Portu y Martín Sarasola son dos de los tres autores materiales del atentado de diciembre de 2006 en Barajas · Rubalcaba les achaca "las acciones más importantes de ETA" de los últimos años

Comentarios 0

Los dos etarras detenidos el domingo en Mondragón por la Guardia Civil, Martín Sarasola e Igor Portu, son dos de los tres presuntos autores materiales del atentado que voló la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006, una acción terrorista que acabó con la vida de dos inmigrantes ecuatorianos y que también supuso de facto la ruptura del alto el fuego que ETA abrió en marzo de 2006.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer que los dos etarras detenidos y los huidos Mikel San Sebastián y Joseba Iturbide formaban un "comando especial" responsable de las "acciones más importantes de ETA en los últimos años", dedicado a colocar las bombas de alta potencia que se fabricaban en el piso que la banda tenía en la localidad francesa de Cahors. "Hoy ETA no tiene ni fábrica de bombas ni comando especial", se felicitó Rubalcaba.

Sarasola, Portu y San Sebastián formaban, junto al segundo de los huidos, Joseba Iturbide, un comando que fue creado en septiembre de 2001 por el dirigente etarra José Antonio Aranibar, lugarteniente de Cheroki, detenido en una operación conjunta de la Guardia Civil y la Gendarmería francesa cuando pretendía introducir en España un coche-bomba en el mes de julio.

El primero en ser captado para el comando fue Sarasola, que a su vez "reclutó" a los otros tres, todos ellos de la localidad navarra de Lesaka. Desde 2002 eran un comando operativo que primero se dedicó a introducir presuntos terroristas a través de la frontera con Francia y en 2004 comenzó a introducir y distribuir armas y explosivos para otros comandos.

Finalmente, en 2005 el comando pasó a ser completamente operativo, entendiendo por tal la ejecución de acciones por cuenta propia. Entre ellas, junto a la bomba de la T4, se les atribuye la explosión de la furgoneta en un aparcamiento de Castellón el pasado mes de agosto, que presuntamente hicieron estallar los propios Sarasola y Portu al saberse vigilados. Iturbide y de nuevo Sarasola también serían dos de los tres encapuchados que leyeron un comunicado de ETA y dispararon al aire durante un acto celebrado en el monte de Aritxulegui, en Guipúzcoa, en diciembre de 2006.

El coordinador de la campaña del PP, Pío García Escudero, afirmó ayer que "si una banda terrorista tiene comandos y explosivos, es que está fuerte".

García Escudero añadió que "negociar con ETA y cambiar la política antiterrorista sin contar con un partido que representa a diez millones de españoles es un error y un disparate".

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios