Por fin, el Acuario definitivo

  • Después del fracaso del primer proyecto, ahora una empresa "con solvencia" se encargará de ejecutar una obra que debería estar lista a mediados de 2012.

Comentarios 25

El presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Fernández, y el presidente de la empresa Aliart Engineering S.L., Xavier Aliart, han presentado el nuevo proyecto de Acuario de Sevilla.

El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, abrió el acto de presentación hablando de la importancia de un proyecto que pretende revalorizar la zona portuaria y unirla al centro de la ciudad "de forma peatonal".

Manuel Fernández ha explicado cómo la crisis afectó de manera "colateral" al primer proyecto, cuyas obras se detuvieron sin concluir el Acuario. Por ello, tras un segundo concurso, se eligió un promotor "con solvencia" para ejecutar este proyecto que cuenta no sólo con el Acuario, sino también con "dos restaurantes, aparcamiento", y que busca conectar el Puerto con la ciudad. Según Fernández, el Acuario beneficiará al sector hotelero, al hostelero y al ocio de la capital. También se prevé urbanizar la zona cercana al Acuario e introducir Sevilla en el catálogo de cruceros.

Por su parte, Xavier Aliart ha dedicado su exposición a explicar los pormenores del proyecto. La inversión inicial será de 11 millones de euros, "todo de iniciativa privada", aunque serán necesarias nuevas inversiones para el mantenimiento de un edificio que espera recibir cerca de 700.000 visitas al año.

El Acuario se asentará en la misma ubicación, pero tendrá "poco en común" con el anterior proyecto. Es una "nueva generación", explica el presidente de Aliart, inspirada en proyectos realizados en Londres, Munich o Canadá. La idea principal es "representar ecosistemas completos", en concreto tres: el río Guadalquivir, el Océano Atlántico y la llegada a América por la zona caribeña.  Esta temática es la que aportará un contenido diferencial respecto a otros espacios similares en España, donde lo más habitual es distribuir a la fauna marina por especies, según detalló ayer el director de Aliart Engineering durante el acto de presentación en el Ayuntamiento.  

Estos ecosistemas estarán complementados con componentes museográficos en los que se explicará, además de la vida acuática, la historia de la ciudad y el descubrimiento de América. Así, se contempla la realización de actividades didácticas como talleres y la creación de un auditorio con 250 plazas para cursos y congresos. También contará con una cafetería y una tienda de recuerdos. Además contará con exposiciones temporales y permanentes. El tiempo estimado de la visita será de dos horas.

El funcionamiento del Acuario se regirá por las pautas de sostenibilidad más actualizadas, lo que obligará a poner en marcha un ciclo de agua en constante regeneración, cuya desinfección se llevará a cabo a través de rayos ultravioletas.

Las obras, que realizarán 55 personas, se reanudarán en enero y se prolongarán durante unos 18 meses. Una vez terminadas, el personal del Acuario estará formado por un equipo de 45 empleados que deberá seguir un proceso de formación largo.

La entrada costará 14 euros -con lo que mantiene el mismo coste de la anterior adjudicataria-, pero, adelanta Aliart, "habrá numerosos descuentos". Se podrá adquirir en taquilla y también a través de acuerdos con hoteles y empresas turísticas. La empresa estima que en un año se reciba unas 600.000 visitas, siendo las familias el grupo más numeroso.

Un proyecto "proceloso" que se ha dilatado 13 años

El Acuario de las Delicias es uno de los proyectos municipales que empezaron a gestarse antes de la llegada de Monteseirín al sillón de la Alcaldía. Desde el comienzo de su redacción, en 1997, hasta el inicio de su ejecución transcurrieron ocho años, debido a las enormes trabas legales que existían sobre su emplazamiento definitivo. Una vez que empezó su construcción la crisis vino a demorar más este proyecto, que se quedó paralizado hace 15 meses tras decidir la Autoridad Portuaria, presidida por Manuel Fernández, cambiar la adjudicación.

Al nuevo concurso sólo se presentó una oferta, la de la actual concesionaria, ya que las diferentes empresas interesadas en continuar con las obras consideraban que la cláusula era abusiva. Los problemas no acabarían aquí. Una vez que se adjudicó la terminación de las obras y la concesión a Acuario del Descubrimiento, la antigua empresa encargada del proyecto, Acuario Nuevo Mundo, anunció que seguiría pleiteando en los tribunales por habérsele retirado la adjudicación. No obstante, fuentes portuarias aseguran que el TSJA ya avaló la apertura de un nuevo concurso: "Sin ello no habríamos realizado la adjudicación".

En este sentido, Manuel Fernández lamentó ayer que la nueva concesionaria no se hubiera presentado al primer concurso de hace cuatro años, lo que habría evitado la dilación de los plazos. La culminación de la obra requiere una inversión de 11 millones de euros, totalmente privada.


Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios