Una finca de Utrera acoge ya al primer toro clonado del mundo

  • El astado se criará en El Toruño para, en un par de años, empezar a procrear como semental para la lidia

Vasito fue el mejor semental de la mítica finca de los Guardiola, El Toruño, hasta que falleció hace nueve meses. Sin embargo, un espécimen exactamente igual a éste volvió a correr ayer por los terrenos de este paraje ubicado en el terminó municipal de Utrera. El milagro ha sido posible gracias al equipo de la Fundación Valencia de Investigación Veterinaria (VIVE), que dirige Vicente Torrent. Este grupo presentó hace once meses a Got (Vaso en catalán), un clon de Vasito. El animal, que pesó 25 kilos y midió 50 centímetros al nacer, es el primer astado bravo clonado del mundo.

Nacido en Frósmita (Palencia) el 18 de mayo del pasado año, Got viajó ayer hasta Sevilla para convertirse en semental en El Toruño. "Teniendo en cuenta las características de Vasito, tenemos puestas muchas expectativas en Got", comentó el propietario de la finca, Jaime Guardiola. Según explicó, el toro no empezará a reproducirse hasta que no pasen varios años. En su opinión, "la campiña utrerana es el lugar más apropiado para que se convierta en semental y comience a procrear, ya que es el fin por el que se creó".

Got entró tímidamente en El Toruño. Al principio le costó salir del vehículo en el que había sido trasladado desde Palencia. "Ha sido criado entre algodones y lo hemos transportado lo más tranquilo y fresco posible", declaró el doctor Torrent. Una vez al aire libre, varios jinetes lo condujeron por los terrenos de la finca para que se aclimatara. En ningún momento estuvo en contacto con otros toros bravos, tan sólo pudo caminar al lado de varias vacas. "Estará con ellas un par de días y cuando esté menos nervioso lo juntaremos con los demás toros que son de su edad y de su misma raza", apuntó Guardiola.

El proceso para conseguir un clon de Vasito no fue fácil. Un equipo compuesto por ocho veterinarios, una bióloga y otros ocho técnicos -liderados por Torrent- extrajeron un pequeño trozo de tejido del preciado semental y de él, una célula cuyo núcleo contenía información genética. A través de vacas que se utilizaron a modo de madres de alquiler, se extrajeron óvulos y se insertó en ellos el núcleo de célula de Vasito, tras lo que comenzó la reproducción de la propia célula hasta formar un embrión. En ese momento, los embriones se introdujeron en las vacas frisonas usadas para el experimento. El experimento se repitió hasta tres veces, siendo Got el único superviviente. Su madre fue la vaca brava Gadesa. Uno de los clones sufrió malformaciones y el otro murió porque nació en agosto bajo unas temperaturas extremas. "Fue un error personal porque no tuve esto en cuenta", reconoció Torrent. La gestación de Got costó un total de 28.000 euros.

Con 180 kilos de peso en la actualidad y un desarrollo "absolutamente normal", los responsables de la Fundación comprobaron justo antes de partir hacia Sevilla que el primer todo de lidia clonado con éxito "estaba sano y en forma". En El Toruño seguirá siendo objeto de un seguimiento por parte de los científicos de VIVE que, apoyados por la Asociación Nacional de Veterinarios Taurinos, controlarán su desarrollo y su capacidad reproductiva. "Confiamos en que rompa con el tópico de que los animales clonados mueren antes y llegue a superar la edad de su padre, que vivió once años y once meses", manifestó el presidente de la fundación valenciana.

"En cierto modo lo seguiremos teniendo entre algodones porque este animal es un hito en la historia de la ciencia y va a ser la estrella de nuestra finca", señaló Guardiola. El ganadero explicó que los toros suelen convertirse en sementales a partir de los cuatro años, un periodo que dura hasta los diez. En la prestigiosa finca que la familia Guardiola tiene en propiedad desde los años 40, habitan 400 toros, la mayoría de ellos con fundas de fibra de vidrio colocadas en sus cuernos "para que no se hagan daño entre ellos fundamentalmente", explicó José Luis Díaz, administrador de El Toruño. A pesar de este gran número de astados, tan sólo doce de ellos son sementales. "Hay un semental por cada 50 vacas", especificó Díaz. A las hembras las mantienen en otra finca. Sólo el 10% servirá para procrear, el resto irá al matadero.

Preguntado acerca de la posibilidad de continuar con las clonaciones de toros bravos, Torrent se mostró prudente: "Primero vamos a ver si Got logra ser el semental que fue Vasito". Según Guardiola, el fin de este experimento es conservar la raza: "Nuestros toros no son tan bravos como los de otras ganaderías pero están entre los más nobles". A pesar de que algunos piensan que se puede clonar la morfología de un toro de lidia pero jamás su comportamiento, a partir de mañana Got comenzará a convivir en El Toruño para ganar bravura y demostrar si es el digno sucesor del mejor semental que ha tenido esta finca sevillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios