Sevilla

Hasta 5 grandes obras de infraestructuras deben estar hechas para 2012

  • El Gobierno central se ha comprometido a ejecutar el grueso de la SE-40, el Cercanías del Aljarafe e impulsar el desdoble de la N-IV · La Junta debe iniciar las líneas 2, 3 y 4 del Metro, sus conexiones tranviarias y terminar el AVE a Málaga

Comentarios 8

Cuando en abril los nuevos plenarios del Congreso y el Parlamento andaluz elijan a José Luis Rodríguez Zapatero y a Manuel Chaves como presidentes del Gobierno central y el autonómico, respectivamente, echarán a andar sendas legislaturas que deben ser decisivas para Sevilla en varios aspectos, como el transporte público, las carreteras (hay hasta cinco obras de gran calado en marcha o pendientes de inicio) la sanidad y la vivienda. Éstos son al menos los principales compromisos -que no todos- que ambas administraciones tienen pendientes con una provincia que ha vuelto a ser pilar del éxito electoral socialista y se encuentra en periodo de transición, adaptando sus infraestructuras a las nuevas necesidades y a una realidad socio-económica distinta.

El mandato 2008-2012 será -o debe ser- el del inicio del grueso de las obras de la SE-40. Tras décadas de espera, los Presupuestos del Estado de 2008 consignaron más de 188 millones de euros. Entre los trayectos con presupuesto están los del Aljarafe. El reto es ahora que la ejecución se inicie y culmine sin demasiados retrasos.

No es la única cuenta que Zapatero tiene pendiente con esta comarca, una de las zonas que más ha crecido en población del país sin que los equipamientos hayan ido a la par. Las mismas cuentas que han impulsado la SE-40 decepcionaron a los que esperaban partidas para el Cercanías del Aljarafe (línea C-5) y el de la Cartuja (C-2), como había anunciado la todavía ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Pese a todo, desde el PSOE se insiste en que aunque no haya reflejo económica (la línea C-5 necesita de casi 130 millones), se trabaja en la búsqueda de suelos para los nuevos apeaderos y en los proyectos, para que el tren funcione este mandato. Se apunta al año 2010.

Con repercusión dentro y fuera del área metropolitana, el equipo de Zapatero deberá concretar además el desdoble de la N-IV, la autovía alternativa entre Sevilla y Jerez por la que apostó el PSOE cuando, en contra de lo que defendió en la oposición, no levantó el peaje de la autopista. Es la gran autovía que falta al sur de la capital, porque justo antes de las elecciones se culminó el tramo sevillano de la Ruta de la Plata. En este caso la reclamación no es sólo económica. El trayecto Dos Hermanas-Los Palacios está licitado. Pero el estudio informativo del recorrido hasta Jerez ha sentado como un jarro de agua fría en Los Palacios. Se propone que transcurra no sobre la N-IV, sino por el oeste del pueblo, lo que tendría un gran impacto ambiental y en explotaciones agrarias. En plena campaña electoral, el secretario del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, garantizó a los vecinos que la propuesta se cambiaría. El Ayuntamiento se curó en salud presentando sus propias alegaciones.

El Gobierno central también tiene presupuestados 87 millones para el dragado del río y la nueva esclusa del puerto. En la capital, se olvidó de un proyecto importante: el soterramiento de la línea férrea desde San Bernando a Pineda que divide las Tres Mil Viviendas y el Porvenir, prevista en el PGOU.

Las infraestructuras de comunicaciones y transporte público que competen a la Junta no son menos estratégicas. La línea 1 del Metro debe inaugurarse en septiembre, con más de dos años retraso y sin las estaciones de Montequinto. La legislatura debe ser además la del inicio de las líneas 2 y 3 (también de carácter metropolitano) y la 4 (circular). La experiencia debe servir, en teoría, para que su ejecución se acometa con mayor seguridad y eficacia. De momento, la Junta ha asumido directamente la redacción de los proyectos.

De forma inminente comenzarán las obras de las conexiones con tranvía de la red de Metro con Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y el Aljarafe. En los Presupuestos andaluces se han reservado 40 millones, aunque en el caso del Aljarafe la Junta debe sortear antes algunos escollos. No está claro, por ejemplo, por dónde transitarán los tranvías, porque todo está colmatado: debe hacerse a costa de aparcamientos, de estrechar el espacio para los coches u ocupar zonas verdes. Los ayuntamientos de Bormujos y Tomares ya han mostrado su desacuerdo.

El Metro y el tranvía son las infraestructuras más importantes del Plan Metropolitano de Transportes que se diseño mirando al horizonte del año 2020, demasiado tarde para a los atascos que producen a diario los 20.000 coches que entran en Sevilla desde el área metropolitana, una situación insostenible pero inevitable sin alternativas de transporte público. Dada la gravedad, la Consejería de Obras Públicas se marcó tenerlo avanzado para 2013, lo que prácticamente lo hace coincidir con este mandato. El tiempo dirá si no fue una promesa más en el fragor de la campañas de las municipales, generales y autonómicas, que han estado cercanas en el tiempo.

La Junta está enfrascada también en la ejecución del tramo sevillano de la conexión mediante línea férrea de Alta Velocidad de Sevilla con Málaga, Granada y Almería, un proyecto que, según se anunció, debe estar culminado para 2012. Pero lo cierto es que las obras sólo están avanzadas en el 25% del recorrido por Sevilla, aunque iniciadas en el 45% y este proyecto tiene hitos muy complejos, como el paso soterrado por la capital entre Santa Justa y el aeropuerto, el escarpe de Los Alcores, o la oposición de Marchena a que la línea pase junto a su casco urbano. Y eso sin contar con el resto de provincias, donde la ejecución la ha asumido el Gobierno central. La provincia va con retraso además en el saneamiento de aguas residuales y tiene pendiente aún la recuperación del río Guadaíra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios