Un suelo de granito, sin aceras ni calzada, unificará la Encarnación

  • La peculiaridad del nuevo pavimento de la plaza es que estará formado por piezas de distintos colores: azul, gris, blanco y negro · El entorno ganará zonas ajardinadas y bancos y perderá los aparcamientos

La plaza de la Encarnación tendrá un nuevo suelo de granito una vez que terminen las obras de saneamiento de tuberías que está llevando a cabo la empresa municipal de aguas (Emasesa) y los trabajos de construcción del proyecto Metropol Parasol. La particularidad del futuro pavimento de esta céntrica plaza será que tendrá distintas tonalidades de colores.

El azul, el gris, el blanco y el negro se combinarán en la solería de la Encarnación y dotarán a este espacio de una peculiar tonalidad cromática. Las piezas de granito de distintos colores se mezclarán de manera homogénea y no se dividirán las zonas por colores, sino que se irán intercalando los distintos tonos. Así lo expuso ayer el vicepresidente de la Agrupación de Interés Económico (AIE) de las empresas municipales, Manuel Marchena, durante una visita a las obras que Emasesa está realizando tanto en esta zona de la ciudad como en el entorno de la Alfalfa.

El granito recubrirá toda la plaza de la Encarnación, desde la calle Regina hasta Puente y Pellón y desde Imagen a Laraña, lo que supone una superficie total de 10.500 metros cuadrados. Se eliminará, por tanto, la calzada y el acerado actual, con la que la imagen definitiva de la plaza será mucho más uniforme. Serán unas losas bastante más pequeñas que las que se colocaron en la Avenida de la Constitución y el efecto final se asemejará más al del adoquinado gracias al distinto grosor de las piezas de granito que formarán el futuro pavimento.

El suelo será una de las grandes novedades de la Encarnación, ya que no existe en Sevilla ninguna plaza ni calle que cuente con este tipo de solería. La superficie de granito revestirá un espacio que estará presidido por las setas gigantes del Metropol Parasol. La finalización de esta obra sigue prevista oficialmente para principios de 2010 pese a que sólo faltan cinco meses para terminar el año y todavía no se ha colocado ni uno solo de los parasoles. El presupuesto de la repavimentación de la plaza es de 2,5 millones de euros.

Emasesa ha aprovechado el periodo de verano y las obras de este proyecto para acometer el saneamiento de unas tuberías que tienen más de cincuenta años de antigüedad y, por tanto, sufren un elevado riesgo de fugas. Las obras de la red de aguas comenzaron el pasado 4 de agosto y todavía no tienen fecha oficial de finalización porque dependen del ritmo de construcción de las setas. "Trabajamos con la idea de principios del año 2010 porque así nos lo ha transmitido la Gerencia de Urbanismo", explicó Marchena, que apuntó además que hasta esta fecha no se colocará el nuevo pavimento de granito.

La plaza contará con bancos, árboles y jardines y estará peatonalizada en su mayor parte. Se permitirá el paso a los vehículos cuyo propietario disponga de una plaza de garaje en la zona y todavía no está decidido si los autobuses de Tussam volverán a tener su terminal en la Encarnación o si, por el contrario, llegarán únicamente a la Plaza Ponce de León como ocurre actualmente y se mantendrá la lanzadera que conecta ambos puntos cada cinco minutos.

Todavía no está definida concretamente cómo será la reordenación del tráfico en la Encarnación ni por dónde podrán pasar tanto los vehículos privados para acceder a sus garajes como los autobuses y taxis. Sí parece claro que se eliminarán las dos pequeñas bolsas de aparcamiento en superficie que ahora existen en la plaza. Una de ellas es la zona que está a la espalda de la calle Imagen, junto a la calle Santillana y a la puerta de la delegación de Hacienda, mientras que la otra es el inicio de la calle Regina y el espacio más próximo al actual mercado. Las plazas de aparcamiento serán eliminadas y sustituidas por zonas ajardinadas y bancos.

De la estructura actual sí se mantendrán los árboles y la fuente del centro de la plaza. Todo el recinto estará al mismo nivel de altura, con lo que se facilitará también el acceso a los minusválidos. Con toda este proyecto, el Ayuntamiento pretende reformar completamente una plaza que, en palabras del vicepresidente de la AIE, "ha sido maltratada durante 33 años por continuas obras".

Los trabajos que Emasesa está ejecutando en la Encarnación consisten en la sustitución de las redes, que se ubican en ambos lados de la calle Imagen y en la calle José Luis Luque. El presupuesto de esta obra es de 702.170 euros. En total, se instalarán 162 metros de tuberías de 80, 150 y 200 milímetros en la red de abastecimiento y se renovarán 909 metros de tuberías de gres de 30, 40 y 50 centímetros para las redes de saneamiento. Además, Emasesa aprovechará la intervención para instalar 822 metros de tuberías de 160 milímetros de agua no potable para la red de riego y baldeo.

A todos estos trabajos hay que añadirles los que se están ejecutando desde el pasado mes de junio en el entorno de la Alfalfa, como paso previo a la tercera fase del proyecto La Piel Sensible para la regeneración de esta zona del centro. Emasesa está renovando las redes de abastecimiento y saneamiento y está implantando la nueva red de riego en las calles Botero, Sales y Ferré, Espronceda y la Plaza del Cristo de Burgos. Estos trabajos, que comenzaron el pasado 22 de junio, tienen un plazo de ejecución de cuatro meses, por lo que se prevé que estén terminados a finales de noviembre. Su coste es de 890.098 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios