Un gruista se niega a retirar un coche sin la Policía delante

  • Aussa expedienta al trabajador después de su negativa

Comentarios 5

La empresa que gestiona el servicio municipal de retirada de vehículos, Aussa, ha expedientado a un trabajador que se negó a llevarse un coche sin que hubiera policías como testigos. Los hechos ocurrieron el pasado día 26 de diciembre a las siete de la tarde. A esa hora el gruista se encontraba en el depósito y recibió un encargo a través de la emisora de la empresa para que acudiera a la calle Marqués de Paradas para retirar un vehículo que había sido inmovilizado con un cepo en la zona azul.

El trabajador contestó que no prestaría este servicio si no había "presencia policial" y se dirigió a otra dependencia del depósito donde esperó a que se la asignara otro servicio, tal como consta en el documento interno de Aussa en el que se le comunica la sanción al gruista, al que ha tenido acceso este periódico.

"No podemos calificar su conducta sino como constitutiva de una falta laboral conforme al contenido de nuestro convenio colectivo y del Estatuto de los Trabajadores, por el fraude y deslealtad así como la desobediencia continua y persistente, y la amenaza a un compañero", indica la nota en la que se abre un expediente al conductor.

Pese a esta sanción, es reglamentario que el acta de retirada sea firmada por dos policías locales. Es frecuente en el servicio de Aussa, sin embargo, que los agentes indiquen qué coche debe ser inmovilizado con el cepo, pero los vehículos son luego retirados al finalizar la jornada laboral, ya sin la presencia de los policías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios