Las hermandades de la diócesis suman más de 500.000 miembros

  • El cardenal de Sevilla presentó, en presencia del nuevo Consejo Diocesano, la primera guía que ofrece información de las 535 entidades religiosas catalogadas

Más de 500.000 personas en Sevilla y provincia están vinculadas a las 535 hermandades y cofradías catalogadas en la primera guía que, auspiciada por la Archidiócesis, fue presentada ayer en el Palacio Arzobispal. Hay personas que pertenecen a más de una hermandad, pero esa multiplicidad se compensa si se cuenta con que las hermandades no atraen sólo a los que se vinculan nominalmente con ellas y que la guía no incluye a entidades que pese a su secular existencia no cuentan con documentación ni reconocimiento legal.

"Esta guía es mucho más que un inventario o un fichero", dijo el cardenal de Sevilla en la presentación. Han sido cuatro años de duro trabajo. "En algunas ocasiones, ha sido difícil recoger la información", aseguró Manuel Soria Campos, delegado diocesano de Hermandades y Cofradías. "Ha habido hermandades a las que hemos tenido que mandar hasta seis cartas, y de algunas no hemos conseguido datos sobre cultos simplemente porque no nos los enviaron".

Junto a este instrumento de información objetiva, lleno de "vacíos, errores y lagunas" que se subsanarán en futuras ediciones, el cardenal presentó el Consejo Diocesano de Hermandades y Cofradías. Un órgano que aunque en palabras de Monseñor Amigo no tiene ningún tipo de jurisdicción ni será tribunal que dirima contenciosos, cuenta entre sus miembros con el eminente juez Antonio Moreno Andrade. En la modestia del cometido de este Consejo reside su fuerza, interpretando las propias palabras del cardenal.

"Es un órgano consultivo que no es determinante. No emite informes, opina en privado y sus opiniones son consideradas por el arzobispo. No emite comunicados, informes ni dictámenes, pero su autoridad moral puede ser mayor que la de una norma objetiva". Monseñor Amigo lo ilustró con un ejemplo. Cuando Juan Pablo II anunció en Perú el nuevo título para la Virgen María, Estrella de la Nueva Evangelización, el arzobispo de Sevilla pensó en la Estrella trianera como destinataria de una coronación canónica. Antes, consultó con personas cercanas a ese mundo sobre la incidencia de su devoción, sobre posibles agravios comparativos. Hecha la consulta, procedió. "Las leyes, las menos posibles, como los andamios, los suficientes como para que no se caiga la casa. De lo contrario, cuestan más los andamios que la casa".

En la primera edición de la guía, editada con la colaboración de Trablisa, empresa que se encarga de la seguridad y vigilancia de edificios eclesiásticos, se omiten datos sobre número de hermanos, composición de la junta de gobierno o nombres populares. "Hay información que no sólo es complejo incluirla, sino que puede ser conflictivo".

De la guía se deduce la impresionante presencia del hecho religioso en toda la provincia. La Archidiócesis es una especie de Diputación Provincial de la espiritualidad que en este trabajo ha subdividido su ámbito diocesano en cinco apartados: la capital y cuatro divisiones supracomarcales de la provincia. 121 hermandades en la capital (68 de penitencia, 46 de gloria, siete sacramentales) y 414 en la provincia, con algunos datos relevantes: la zona Sur es la única que no cuenta con hermandades sacramentales. La superioridad de las de penitencia sobre las de gloria es abrumadora en las zonas Sur y Este, las duplican en la zona Norte y existen en la misma cantidad (58 y 57 respectivamente) en la zona Oeste.

Las hermandades y cofradías de la capital se agrupan por parroquias, mientras que en la provincia se hace con el criterio de las vicarías pastorales. Con esa singular versión de la cabeza de partido religiosa que es el arciprestazgo que adscribe Paradas a Marchena, Los Palacios a Utrera, Palomares a San Juan de Aznalfarache o Villamanrique de la Condesa a Pilas. Por ejemplo.

"¿Hay algún municipio que no tenga hermandad?". Monseñor Amigo responde con otra pregunta a la cuestión sobre alguna ausencia en esta guía. En cuanto a la información obtenida, faltan datos, pero sabe que hay otros mecanismos para obtenerlos. "Donde no llega el arzobispo, llega el ministro de Hacienda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios