Las inversiones municipales caen a la mitad por la venta fallida de los bajos del Arenal

  • La adjudicataria renuncia ahora a la compra por 11,6 millones ·El Consistorio había previsto esos fondos para inversiones desde 2005 aunque esperaba ingresarlos este ejercicio

Comentarios 3

Las inversiones reales de la corporación municipal de Sevilla programadas para este año peligran. Y lo hacen por un imprevisto analizado ayer por PSOE e IU en junta de gobierno derivado de la renuncia de la empresa adjudicataria de la compra de los bajos del Mercado del Arenal a seguir adelante con la operación, un contrato de enajenación de bienes inmuebles municipales por el que el Consistorio iba a ingresar este año alrededor de 11,6 millones de euros, un monto consignado ya en varios presupuestos municipales a partir de 2005 destinado íntegramente a inversiones.

La marcha atrás de la adjudicataria del concurso público abierto para enajenar los bajos del Mercado del Arenal -que quedó desierto en dos ocasiones anteriores-, Proarq Gestión Inmobiliaria, deja al Consistorio en una posición poco menos que complicada, presupuestariamente hablando. La nueva portavoz del gobierno, Maribel Montaño (PSOE), indicó que se ha desestimado devolver la fianza depositada por la empresa tras la adjudicación, cifrada en 208.000 euros, y que la resolución del contrato tiene como causa que la empresa había renunciado a escriturar el inmueble en el plazo estipulado. La crisis, en suma, podría estar detrás de esta decisión.

Montaño agregó que el gobierno no ha tomado aún decisión alguna sobre la apertura de otro concurso para enajenar esta finca, lo que posiblemente hará la Delegación de Presidencia y Hacienda en un futuro, aunque reconoció que la resolución del contrato obligará a modificar los presupuestos del presente año: "Se tendrán que dejar de hacer algunas cosas y resituar algunos objetivos con partidas procedentes de otros capítulos", espetó.

Y tanto. La previsión realizada por el Consistorio de emplear 23,5 millones de euros en inversiones en 2008 es ya papel mojado, pues esa cifra contaba con el ingreso en 2008 de los cerca de 12 millones que se iba a ingresar por la venta de los bajos del Arenal, un dinero que la ley (por tratarse de enajenación de patrimonio) obliga a gastar en inversiones y no en gastos corrientes, personal u otros capítulos.

El concejal popular Gregorio Serrano insiste en que se trata de una "muy mala noticia", porque significa la reducción a la mitad de las inversiones reales programadas "porque simple y llanamente no hay líquido disponible".

Una solución de urgencia, la de cubrir esa cuantía con una ampliación de los créditos suscritos por el Consistorio, estaría fuera de lugar, ya que se rebasaría el límite máximo de endeudamiento del Ayuntamiento permitido por ley, actualmente a diez puntos del listón, y dejaría las cuentas locales en manos de la Junta y de un plan de saneamiento financiero interno. Y lo peor es que las inversiones municipales programadas para este año por el gobierno se componen, mayoritariamente, de flecos pendientes de actuaciones que provienen de años precedentes, como la Encarnación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios