Las lluvias de mayo reducen el riesgo de incendio forestales

  • El 65% de los 132 fuegos que se produjeron el pasado año en la provincia fueron intencionados.

Las generosas lluvias del pasado mayo han aportado un considerable grado de humedad a la vegetación, lo que ha aliviado el estrés hídrico que arrastraba. El pasado 1 de junio arrancó el plan contra los Incendios Forestales en la Comunidad Andaluza (Infoca), campaña que se prolongará hasta el 15 de octubre. Desde la Dirección General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos de la Junta de Andalucía informan de que "la masa forestal ha tenido una primavera extraordinaria", lo que le permitirá enfrentarse "en mejores condiciones a la época estival".

La provincia de Sevilla cuenta con un presupuesto de más de 17,7 millones de euros y 421 efectivos, además de una flota de 11 vehículos autobomba (nueve de ellos vehículos pesados con capacidad de entre 3.000 y 4.000 litros, y dos nodrizas, de entre 9.000 y 10.000 litros), un avión de coordinación ubicado en el Aeropuerto de San Pablo, dos helicópteros de transporte y extinción, de mil litros de capacidad, y uno de 4.500 litros. Se trata de los mismos recursos con los que el dispositivo ya contaba el año pasado.

Desde el Infoca apuntan que "el riesgo de posibles incendios lo dan los factores antrópicos más que las condiciones climatológicas". Es la actitud que las personas mantienen cuando están en el bosque la que determina los factores de riesgo. Sólo el 5% de los incendios forestales se deben a causas naturales (un rayo, principalmente). El resto, el 95%, se producen de manera accidental, por una negligencia o de forma intencionada.

El pasado año, el dispositivo del plan Infoca llevó a cabo 132 actuaciones en terrenos forestales de la provincia de Sevilla. De éstos, 24 fueron incendios y 108 afectaron a una superficie igual o menor a una hectárea (conatos). A nivel de superficie total, el fuego afectó a 514,61 hectáreas de la provincia, de las que 320,35 hectáreas eran arbolado y 194,26 hectáreas de matorral, según datos de la dirección general de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos.

En cuanto a su origen, el 65% fueron intencionados, el 16% como consecuencia de una negligencia, el 5,3% accidentales y el 2,27% por causas naturales.

En lo que va de 2016, según apuntan desde el Infoca, sólo se han producido en la provincia cuatro conatos, que han afectado a poco más de una hectárea en total. Estos incidentes aún se están investigando y se desconocen las causas. "Las últimas aguas han sido lo mejor que le ha podido pasar a la vegetación, ya que los incendios se desarrollan de forma menos virulenta cuando la vegetación contiene más cantidad de agua", apuntan desde el Infoca.

En los meses de marzo y abril, las precipitaciones registradas fueron generalizadas en prácticamente toda la comunidad andaluza, excepto en la parte más oriental, que sigue sufriendo sequía. Técnicos del dispositivo andaluz alertan de que existe "un importante déficit hídrico en toda la provincia de Almería y, en menor grado, en la zona centro y norte de Granada y en el Valle del Guadalhorce de Málaga. "La lluvia caída en la primera quincena de mayo sobre casi toda Andalucía ha atenuado el peligro de incendio, pero a la vez hará que prolifere el combustible fino, como el pasto, que es un buen iniciador y propagador del fuego".

Entre los trabajos de prevención realizados en Sevilla destaca la intervención en materia de sevicultura preventiva en las 51.168 hectáreas de monte público con los que cuenta la provincia. Además, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha realizado más de 762 kilómetros lineales de cortafuegos mecanizados y ha llevado a cabo tratamientos de forma manual en una superficie de 1.105 hectáreas. También se ha procedido a la conservación y mantenimiento de 70 kilómetros de caminos forestales en la provincia de "gran utilidad para la prevención de incendios forestales y para facilitar el desplazamiento de los medios terrestres del Infoca", apuntan desde la Junta.

La andaluza es la quinta comunidad con mayor número de incendios forestales, por detrás de Galicia, Castilla y León, Asturias y Extremadura, según el último Ecobarómetro de Andalucía llevado a cabo por la Junta. El pasado año se produjeron 825 siniestros. Jaén y Huelva fueron las provincias más afectadas.

En Sevilla, 2015, con 132 actuaciones, fue el peor año desde 2009, cuando se produjeron 175 incendios forestales, el peor dato de la última década. No obstante, según anotan desde el Infoca, "Sevilla no suele entrar en las estadísticas de grandes incendios", que equivale a más de 500 hectáreas.

Los técnicos de este dispositivo destacan el incendio de Riotinto, en 2004, como uno de los peores de los últimos años. El fuego arrasó más de 35.000 hectáreas de masa forestal entre las provincias de Huelva y Sevilla y afectó a más de una docena de localidades, cinco de ellas sevillanas: Aznalcóllar, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, Gerena y El Madroño.

El principal sospechoso que señaló la Policía como autor de los hechos, un vecino de Riotinto, fue declarado inocente en 2012 ante la falta de pruebas concluyentes. Más de una década después del desastre, aún queda mucho por recuperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios