Sevilla

"Mi mayor logro reside en la estabilidad del profesorado"

  • El responsable de la Hispalense en el último decenio hace balance de su gestión · Florencio destaca la transformación de los campus y el avance en financiación

Comentarios 5

Un día después de ceder el mando de la Universidad de Sevilla tras doce años, Miguel Florencio reconoce en la estabilidad del profesorado su mayor logro. El rector saliente de la Hispalense entiende que sin un profesorado motivado es imposible alcanzar otros retos en el seno de una institución académica. En su balance, Florencio destaca que al tomar las riendas de la Hispalense, "el número de patentes se podían contar con los dedos de una mano, pero hoy son 200". Y afirma que en su disco duro no retiene las decepciones. Tras ceder el turno de gobierno al que fue su mano derecha en Infraestructuras, Joaquín Luque, Florencio inicia una nueva etapa que le conducirá a retomar la docencia en la Escuela Superior de Ingenieros como catedrático de Matemática Aplicada.

-Doce años al frente de la Hispalense dan para muchas alegrías y decepciones. ¿De qué se siente más orgulloso?

-Lograr la estabilidad del profesorado. Sin profesores motivados es muy complicado alcanzar otros objetivos. Partí de una situación caótica. Hace cuatro años los profesores estaban muy preocupados por su situación laboral. La inexistencia de un protocolo a seguir para realizar una carrera profesional impedía que se centraran en su trabajo.

-¿Cómo superó este problema?

-Supuso un esfuerzo tremendo porque modificar la situación requería cambios en leyes externas a la Universidad. Pero disfruté de una situación de privilegio en la Conferencia de Rectores de Universidades de España (CRUE) donde actúe como interlocutor con el Gobierno y los sindicatos para suscribir un convenio. Esto permitió que ahora exista una hoja de ruta a seguir para desarrollar una carrera académica.

-Otros logros.

-La financiación. Desde que llegué al Rectorado reclamé ante la Junta una ley andaluza. En el primer mandato no se arrancó este compromiso. Fue una gran decepción en los primeros cuatro años. Pero con insistencia alcanzamos el compromiso de la Junta para que se destinara el 1,5% del PIB andaluz a las universidades. Un enorme salto cualitativo.

-¿Qué opina de las voces contrarias al Espacio Europeo de la Educación Superior?

-Las voces que han surgido contra el proceso de Bolonia que dicen temer por el futuro de las Humanidades no llego a entenderlas. La Universidad jamás renunciará a las Humanidades. Es algo indiscutible. Los estudios de Latín y Griego son un pilar histórico de la Universidad y lo seguirá siendo. Nadie lo pone en duda. Ahora bien, la Universidad tiene que adaptarse a los nuevos tiempos y a lo que marca Europa.

-En un estudio reciente los titulados y las empresas suspenden a la Hispalense en idiomas.

-Lo cierto es que los alumnos llegan a la Universidad con carencias. Es un problema de la Educación en todos los niveles. En otros países, al llegar a la Universidad los alumnos conocen perfectamente varias lenguas extranjeras. Se trabaja en ello.

-¿Cree que la Universidad está respondiendo a lo que demanda la sociedad?

-La Universidad está obligada a adaptarse a las nuevas necesidades. Muestra de ello son las empresas que surgen en su seno.

-Ejemplos.

-Greenpower es una empresa con presencia internacional que está electrificando las Islas Galápagos. Otro ejemplo es Teams, que trabaja en el ámbito aeronáutico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios