Los muros de la Giralda son macizos de ladrillo

  • Los operarios han extraído muestras de la cara oeste para estudiar su composición

  • El espesor de la pared es de 2,20 metros

Macizos, realizados con ladrillos y con un grosor medio de 2,20 metros. Así son los muros de la Giralda, según han revelado las catas y perforaciones que se han realizado durante la restauración de la fachada oeste, que acaba de finalizar. Los trabajos, que se han extendido durante seis meses, no sólo han servido para consolidar todos los paramentos y limpiar la decoración del alminar, también ha sido importante para estudiar cómo está construida la torre y la composición de los ladrillos y los morteros.

La empresa Multiservicios Guadaíra, que ya había colaborado con Kalam, firma especialidad en restauración del patrimonio responsable de los trabajos, ha realizado dos catas a media altura de la torre. Estas perforaciones han demostrado que los muros de la Giralda están realizados exclusivamente con ladrillos. Este hecho ha supuesto una sorpresa, ya que los arquitectos pensaban que se trataba de dos muros de ladrillo, uno interior y otro exterior, con una gruesa capa de relleno. "La pared es maciza de ladrillos. Mide unos 2,20 de espesor", explicó a este periódico Francisco Sánchez, de Multiservicios Guadaíra. Otra de la catas se ha realizado en las troneras donde se montaron los andamios para su construcción. En una se ha perforado en el trozo de madera para sujetar estas estructuras que todavía se conserva y que entra unos 40 centímetros en la pared.

Los testigos que se han extraído son ahora estudiados en el laboratorio para averiguar la composición del ladrillo, entre otras cuestiones. Sánchez aseguró que el mortero de unión entre las diferentes piezas se encuentra perfectamente conservado, dando muestra de la pericia constructiva de los almohades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios