El agua en la vía obliga a suspender los trenes entre Dos Hemanas y Marchena

  • El corte tuvo lugar a las 14:30 y afectó a los pasajeros de tres trenes de Media Distancia

La circulación de trenes entre las estaciones sevillanas de Dos Hermanas y Marchena quedó suspendida ayer a causa de la acumulación de agua provocada por las lluvias, según informó Renfe en una publicación de Twitter recogida por Europa Press. El corte ferroviario se inició en torno a las 14:30 y la vía quedó reabierta alrededor de las 17:45.

El tramo ferroviario cortado temporalmente en la provincia de Sevilla por la acumulación de agua quedó reabierto por la tarde a la circulación, después de que la incidencia afectara a un total de tres trenes procedentes de Almería, Málaga y Sevilla. Fuentes de Renfe precisaron que tal incidencia ha afectado a un total de tres trenes; concretamente, a tres Media Distancia de la ruta Almería-Sevilla, Sevilla-Almería y Málaga-Sevilla.

Los afectados fueron los trenes Almería-Sevilla, Sevilla-Almería y Málaga-Sevilla

Por ello, los pasajeros afectados fueron trasladados en autobús a primera hora de la tarde a las localidades sevillanas de Utrera y El Arahal, para, desde allí, continuar su trayecto a través del servicio de Cercanías de Renfe.

Fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) informaron de que, fruto del aviso por acumulación de agua en el tramo comprendido entre los puntos sevillanos de El Sorbito y El Arahal, varios operarios se trasladaron hasta la zona para arreglar el tramo afectado. Así pues, durante una hora y cuarto el tráfico ferroviario entre Sevilla y las provincias de Málaga, Granada y Almería quedó interrumpido.

La circulación quedó interrumpida entre El Sorbito y Arahal, en la línea de Utrera a Fuente de Piedra, zona donde descarriló un tren de pasajeros el 29 de noviembre, en un accidente causado también por unas intensas lluvias y en el que se produjeron 37 heridos.

La incidencia de la lluvia sobre las vías del tren es un hecho. En el descarrilamiento de noviembre la vía quedó destrozada y las traviesas de hormigón se quebraron, dejando los raíles levantados. Debajo de ellos había un enorme socavón lleno de agua. El río Guadaíra, a unos kilómetros, se había desbordado y Fomento atribuía a ello el accidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios