Las parejas de novios prefieren casarse este año y el que viene por temor a la crisis

  • Las bodas se siguen celebrando aunque los contrayentes reflexionan más sus prioridades de cara a la celebración y al "bolsillo"

Las parejas de novios sevillanos prefieren contraer matrimonio entre este año y 2009 por temor a que la crisis económica existente se agrave con el tiempo, una situación que ha llevado a los contrayentes a reflexionar más sus prioridades de cara a la celebración y al "bolsillo".

Según explicó en declaraciones a Europa Press la directora de la empresa de organización de bodas y eventos 'Sevilla de Fiesta', Mercedes Arcas Peñalver, por estas fechas "debería estar cerrando los compromisos de 2010, pero este año hay muchas parejas que se quieren casar a final de año. De diez parejas que tengo, dos son para 2010 y las demás para 2008 y 2009".

En este sentido, la directora aseguró que "la gente tiene miedo a la crisis pues además de su existencia hay una alarma social mucho mayor", pero que, a pesar de ello, las bodas se siguen celebrando pues es algo "muy tradicional en Andalucía que, normalmente, se organiza con dos años de antelación". Como ejemplo, indicó que sigue habiendo bodas de personas que viven en pareja "que no tienen la necesidad de dar un carácter oficial a su situación ya que viven juntos y están independizados", por lo que si hubiera una crisis "gorda", estas personas "no se plantearían casarse". Del mismo modo, indicó que han subido el número de bodas homosexuales y de personas divorciadas.

Arcas señaló que pese a que la crisis no afecta al número de bodas porque la gente se sigue casando, las empresas del sector no están subiendo los precios y están haciendo ofertas a los novios ante la alarma social. "Los cáterin están bajando los precios porque existe realmente más competencia y los novios están intentando cuadrar las cuentas y si antes invitaban a 300 personas, ahora invitan a 200, y si antes se gastaban 80 euros en el cubierto ahora invierten 60 y 70 euros por persona", indicó.

Por ello, aclaró que "la gente no se casa porque no tenga dinero", pero que los novios eligen menús y sitios donde la celebración sea barata, es más, "renuncian a algunas cosas como la contratación de una orquesta por un discjockey o la reducción de algunas horas de barra libre".

En cuanto al menú, la directora explicó que el banquete cuesta una media de entre 15.000 y 20.000 euros y que los novios "tienen que saber cuáles son sus preferencias pues en las prioridades de una boda es en lo que se puede notar la crisis". Además, añadió que "si un sorbete cuesta entre 1,5 y 2,5 euros por persona y hay 200 invitados el gasto es de 600 euros", un importe que puede hacer que los novios prescindan de esto si no es una de sus prioridades.

Asimismo, la crisis se nota también en la mano de obra ya que la gente necesita trabajar para ganar más dinero pues "las cosas están más caras y hay que subir los sueldos". Un camarero trabaja por un precio mínimo de 50 o 60 euros y para hacer un servicio "bueno" se necesita un camarero por cada doce comensales. "Muchas bodas cobran poco pero los invitados están sin vino, sin agua y la comida dura cuatro horas porque no hay camareros suficientes y a veces incluso los mismos pinches de cocina salen y entran a servir", aseguró Arcas.

Por otra parte, la crisis afecta también a los invitados y si antes una pareja regalaba entre 120 y 150 euros a los recién casados, ahora esta cifra "bajará" a los 100 euros por pareja, aseguró la directora. Los novios "necesitan la ayuda de los invitados para pagar el convite, a pesar de que hoy en día los novios saben que se casan y que no van a ganar dinero de la boda". En este sentido, Arcas recordó que antes los novios daban un número de cuenta para que los invitados les ingresaran el dinero, algo que "no sentaba bien a la gente".

Del mismo modo, los novios prescinden de invitar a niños pues algunas haciendas y restaurantes exigen una niñera y un cubierto especial para los menores que suele ser "muy elevado para que no vayan pues los niños no se están quietos y molestan a los camareros".

Bodas fantasmas

La directora indicó que en las situaciones de crisis la gente razona más el gasto, lo que supone "una gran ventaja" pues se habla con los novios del precio y de las cosas que se pueden hacer en función del presupuesto. "Huyo de los engaños y de las bodas fantasma en las que por 30 euros dan de todo ya que las gambas y el jamón tienen su precio. Yo les digo a los novios que lo que pongan sea bueno y que si sólo pueden disponer de 20 euros es preferible dar un cocktail o una merienda antes de dar por ese precio un primer plato y un segundo plato porque es imposible", explicó.

Por ello, indicó que "hay que tener muy claro lo que se quiere y lo que se puede gastar" y recordó que los novios van a 'Sevilla de Fiesta' a pedir asesoramiento. "Ellos me cuentan sus ideas y según lo que se quieran gastar yo les enseño un montón de sitios. Yo soy imparcial, tengo la gran suerte de que no soy de ningún cáterin ni de ninguna hacienda, lo que pasa es que quiero que la gente resuelva y que si un novio ve una cosa y le gusta quiero que eso mismo esté el día de su boda", aseguró.

En las pruebas del menú, Mercedes Arcas acompaña a los novios y antes de comer ven la elaboración de la comida. "Si en la prueba el pescado tiene tres gambas, quiero eso el día de la boda y exijo que el plato esté montado igual y que los novios estén de acuerdo con lo que están viendo. Si después de hacer la prueba, los novios quieren más o menos cantidad, volvemos a repetir y si quieren que hagan fotos de los platos", indicó. Además, recordó que las pruebas de menú de seis personas son "muy buenas" para votar el menú definitivo pues se trata de seis opiniones diferentes.

Principales fechas

Las bodas se celebran a lo largo de todo el año en la capital hispalense, pero es en el mes de marzo cuando el número aumenta. En el mes de abril no se celebran tantas debido a Semana Santa y la Feria de Abril y en mayo la situación se "complica" con la coincidencia de las comuniones.

Asimismo, según indicó Mercedes Arcas, el mes de más bodas es septiembre, a pesar de ser una fecha en la que la gente viene de vacaciones y se producen los gastos derivados del inicio del curso escolar. "Es por estadística el mes que más bodas hay, y si en octubre hay bodas es porque no hay hueco en septiembre", explicó.

En 'Sevilla de Fiesta', empresa ubicada en la capital, han organizado más de 5.000 bodas desde su creación en 1997. La empresa no cobra nada a los novios que van a pedir asesoramiento, sino que van a comisión con los sitios que se contratan como si de una agencia de viajes se tratara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios