El pincel como transmisor de emociones

  • PintoraSer constante en su trabajo la llevó a lograr varios primeros premios como pintora. Ahora, junto a dos compañeras, acaba de crear un gabinete de diseño interior, Dutcho, del que piensa le abre otras puertas en el arte para "vestir espacios"

Sus creaciones surgen de la inspiración en "casi cualquier cosa". De cada gesto, expresión corporal o paisaje. De cada detalle fluyen ideas que transforma en un trabajo donde la composición y el color marcan la obra. Original de Ayamonte, Virginia Saldaña se trasladó a Sevilla en 1997 para cursar sus estudios de Bellas Artes. Antes, su familia ya le impulsó a que su vida tomara las riendas del arte. "Soy la primera en casa que se dedica a esto aunque mi padre dibuja muy bien", aclara la pintora. De su trayectoria como artista recuerda con especial cariño la época en la que impartió clases dentro del taller de pintura del centro de menores de Alcalá de Guadaíra, de la que afirma "sacó lo mejor de mí y entendí lo que quiero y no quiero hacer con mi vida". En sus pinturas, acrílicos y óleos sobre lienzo o tabla, destacan las figuras humanas en escenas cotidianas y los paisajes. Imágenes llenas de color en las que logra una atmósfera onírica y bucólica. Su trabajo ha sido reconocido en varias ocasiones con primeros premios como el del Salón de Otoño de Sevilla, otorgado por la Real Maestranza de Caballería en 2002 y 2004. A ello se suman las exposiciones colectivas e individuales, para las que ya está inmersa en la creación de nuevas obras que le gustaría mostrar "en alguna galería de Sevilla". Por el momento, en www.virginiasaldanadominguez.com puede verse gran parte de su obra realizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios