SEGURIDAD | mano dura contra los bares y las 'botellonas'

El plan antimovida estará en marcha hasta Navidad

  • Los dueños de los negocios del Paseo de Colón retiran las estructuras fijas después de que el gobierno alertara de los problemas de seguridad

El dispositivo contra la movida de la Policía Local se extenderá como mínimo hasta Navidad. Así lo desveló Juan Carlos Cabrera, quien detalló que este refuerzo pretende controlar el repunte vivido en las últimas semanas en la Plaza del Alfalfa, en el Paseo de Colón, la calle Adriano o varias zonas de Macarena-Tres Huertas, Triana, Los Remedios, Nervión o Polígono Sur. "Hay que desarrollar actuaciones para paliar sus efectos en una ciudad a la que se une que cuenta con muchos eventos, sin horarios restrictivos de restauración y con muchos locales de copas hasta en las zonas residenciales". El concejal de Seguridad recordó que hay establecimientos que no cumplen las normas, ya que permiten que se saquen las bebidas a la calle, no tienen el interior insonorizados, cuentan con elementos en la vía pública que obstaculizan el paso de los peatones y no llevan a efecto las medidas de seguridad.

Puso de ejemplo el Paseo de Colón, que este lunes por la tarde lucía distinto tras retirar algunos dueños de los establecimientos las estructuras fijas que existían en la terraza después de que la delegación de Seguridad solicitara la revisión de las licencias de cinco bares y alertara de la inexistencia de medidas de autoprotección y evacuación.

Cabrera destaca los locales que permiten beber en la calle o no están insonorizados

El dispositivo formado por agentes de la Policía Local y Bomberos que inspeccionaron en la primera semana de noviembre y en plena hora punta estos negocios detallaron que tras cerrar los establecimientos, todos los toldos quedaron desplegados ocupando la vía pública como elementos fijos, algo que no se contempla en la licencia. "Esta circunstancia constituye un evidente riesgo para el usuario, para la clientela", se advirtió en un expediente que añadía que esos toldos deben ser móviles y desmontables (ninguno cumplía estos requisitos). Todos los locales disponían de instalaciones eléctricas no contempladas en la autorización para los sistemas de iluminación y de calefacción, que tampoco estaban autorizados. "Independientemente de las licencia de las mesas legalmente autorizadas, todos los establecimientos habían instalado mesas y soportes adicionales, convirtiendo maceteros en nuevas mesas o tapas de cristal en posavasos, todo esto superando lo contemplado en la licencia". En los bares se detectaron 26 mesas por encima del número autorizado, 39 focos y 35 calentadores instalados sobre las estructuras de los toldos.

Una pareja de agentes en el entorno de la Plaza de la Alfalfa Una pareja de agentes en el entorno de la Plaza de la Alfalfa

Una pareja de agentes en el entorno de la Plaza de la Alfalfa / M.G.

Un patrullero vigila el consumo de alcohol junto al Hospital Macarena Un patrullero vigila el consumo de alcohol junto al Hospital Macarena

Un patrullero vigila el consumo de alcohol junto al Hospital Macarena / M.G.

El dispositivo especial de la Policía Local activado durante el pasado fin de semana para controlar el consumo de alcohol en la vía pública en la noche del sábado se saldó con un total de 17 denuncias por diferentes irregularidades, 25 inspecciones en establecimientos y tres locales precintados. Las actuaciones fueron realizadas en distintas zonas de Macarena, Sur, Los Remedios, Sevilla Este y Casco Antiguo. Las clausuras se llevaron a cabo en tres establecimientos, dos de ellos en el barrio de Santa Cruz, por incumplir medidas de seguridad y rebasar los límites de aforo máximo, "poniendo en riesgo la integridad de las personas en su interior". También fue disuelta una fiesta que carecía de autorización, según informó el Consistorio en un comunicado. El fin de semana se cerró con 49 establecimientos inspeccionados, 31 de ellos denunciados y cuatro clausurados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios