Una plaza privada puede variar hasta en 1.500 euros

  • Las cuotas voluntarias de las familias bajan con la crisis.

La enseñanza privada no supone lo mismo para los bosillos de los españoles. Las familias que deseen que sus hijos estudien en un centro totalmente privado y cuenten con suficiente recursos económicos para hacer frente al coste de la plaza han de tener en cuenta que dicho desembolso varía bastante en función de la comunidad en la que se encuentre el colegio o universidad elegida. El informe del INE sobre la financiación de la enseñanza privada también detalla dicha diferencia.

El gasto medio de los hogares españoles en este tipo de centros es de 1.541 euros al año (un 35,6% más que en 2005). Sin embargo, dicho coste aumenta o disminuye según la región en la que se encuentre el centro privado. En lo que respecta a Andalucía, se trata de una de las regiones donde estudiar en la educación totalmente privada resulta más barato. El coste medio en esta comunidad es de 993 euros anuales, casi 600 euros menos que la media española.

La diferencia es aún mayor si se compara con las regiones donde las cuotas a pagar por los alumnos son las más altas. La Comunidad de Madrid es la más cara en este sentido. Una familia madrileña desembolsa al año 2.500 euros para que su hijo estudie en un centro privado, según los datos del INE. Esto supone un encarecimiento de 1.500 euros respecto a la enseñanza privada andaluza. Llama especialmente la atención que precisamente Madrid sea la primera en este concepto y, sin embargo, ocupe el último puesto en cuanto a aportación del Gobierno que preside Esperanza Aguirre a la hora de subvencionar las plazas de los alumnos en la concertada.

La segunda comunidad con los precios más altos es Cataluña, con una cuota media por familia de 2.145 euros. La tercera, con cierta diferencia, es Canarias, donde la aportación de los hogares al mantenimiento de los centros es de 1.558 euros mensuales. Esta comunidad también tiene una de las subvenciones más bajas a la concertada.

Andalucía (donde el pago de las familias por plaza privada ha crecido un 21%) ocupa en esta lista el décimo puesto, por lo que su posición es más adelantada que la que mantiene por financiación a las plazas concertadas. Por detrás de ella se sitúan Navarra (con una cuota por hogar de 956 euros), Castilla-La Mancha (783 euros), Murcia (659 euros) y Castilla y León (636 euros). La región en la que la economía familiar menos se ve afectada por el pago de la educación privada es Extremadura (494 euros), seguida de las ciudades autónomas de Melilla (319 euros) y Ceuta (286 euros).

Al margen de este pago, el INE también informa sobre las cuotas de carácter voluntario que sirven para sufragar, principalmente, el porcentaje de gasto que no cubren las administraciones públicas en los centros concertados y que a consecuencia de la crisis han disminuido. En Andalucía, esta aportación es de 103 euros por alumno, por debajo de la media nacional, establecida en 149 euros. La cuota voluntaria más alta es la de Cataluña, que llega a 230 euros. Desde 2010 un decreto de la Junta prohíbe que se exijan en los centros concertados cualquier tipo de cuota a las familias, al entender que sus plazas ya están sufragadas con la aportación de la administración educativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios