El precio de las atracciones de Feria sube este año hasta los 5 euros por viaje

  • El Consistorio aduce que no tiene capacidad de intervención en las tarifas por tratarse de una actividad privada

Comentarios 54

Más calle del Infierno todavía, por aquello de la crisis económica. Llevar a los críos a los cacharritos este año puede suponer un cargo para el bolsillo similar al de una convidada familiar en la barra de una caseta. Las tarifas que aplicarán los propietarios de las más de 110 atracciones mecánicas con licencia municipal para ocupar suelo en el real de la Feria oscilarán entre los dos euros que costará un viaje durante la preferia a los cinco euros que pedirán en las horas puntas y días grandes de la fiesta, esto es, cuando mayor demanda de público haya en la calle del infierno.

Estos precios los marcan los propios dueños de las atracciones después de una puesta en común para no incurrir en competencias, y no cabe intervención municipal para rebajar las tarifas dado que se trata de una actividad empresarial privado, aseguró ayer a este periódico un técnico de la Delegación de Fiestas Mayores del Ayuntamiento.

Los feriantes, por su parte, justifican el alza de las tarifas en la necesidad de amortizar el canon municipal de ocupación de la vía pública, que por ejemplo en el caso de la noria, uno de los cacharritos con los precios más elevados, asciende a 18.000 euros.

La inestabilidad de los precios en la calle del infierno la marcará la propia afluencia de público. Así, los dueños de las atracciones consideran horas punta las cinco y las seis tarde en las atracciones infantiles, y a partir de las diez de la noche en las atracciones dirigidas a un público más adulto.

El jefe del área de Fiestas Mayores, Rafael Carretero, explicó que este año se han concedido 515 licencias para actividades dentro de los 200.000 metros cuadrados de superficie que ocupa la calle del Infierno, y que están integradas por los puestos de restauración y bebidas más 116 atracciones, de las cuales 60 son "grandes aparatos" y 56 infantiles. Carretero destacó entre las novedades mecánicas la atracción Voytoma, un carrusel con hileras de asientos suspendidos con cadenas como las infantiles pero de gran envergadura y destinada a adultos.

La seguridad de cada una de las instalaciones serán supervisadas conforme a la normativa vigente, explicó Carretero. Dicha ley contempla, además de las tareas ejecutadas por el Ayuntamiento, la obligación de que cada propietario aporte, antes del inicio de funcionamiento de la atracción, un certificado de seguridad expedido por una empresa inspectora.

Asimismo, los feriantes serán los encargados de velar por mantener "un nivel de ruido aceptable", precisó la responsable del ramo, Rosamar Prieto, en relación al control de la música y del volumen dentro del recinto ferial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios