Decálogo para calmar la alarma ciudadana

10 preguntas y respuestas sobre el caso de las arañas Loxosceles en Sevilla

Comentarios 16

La intención de este artículo, en formato de preguntas y respuestas, es aplacar la alarma ciudadana "exagerada", según estos dos expertos, que se ha generado tras difundirse en  los medios de comunicación varios casos de picaduras de arañas que se identificaron como reclusas americanas. Responden: Antonio Gallardo Cano,  Doctor en Biología por la Universidad de Sevilla e investigador en el Departamento de Entomología Aplicada de la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla; y Carlos Lobato Fernández, Licenciado en Biología por la Universidad de Sevilla, divulgador científico y profesor del IES La Campiña de Arahal.

1 ¿Las arañas son insectos?

Las arañas no son insectos, sino arácnidos. Una forma fácil de distinguir a los arácnidos de los insectos es observar el número de patas que tienen. Las arañas tienen cuatro pares de patas mientras que los insectos se caracterizan por tener tres pares de patas.

2 ¿Cómo son las arañas Loxosceles?

Las arañas reclusas son arañas de tamaño pequeño, entre uno y dos centímetros, y se incluyen en el género que recoge aproximadamente unas 70 especies distintas en todo el mundo. Entre las arañas más conocidas de este género se encuentran varias especies que pueden presentar algún riesgo sanitario para el hombre, entre las cuales están las especies Loxosceles reclusa y Loxosceles laeta, ambas de distribución americana y que no se encuentran de forma natural en la Península Ibérica.

Las arañas pertenecientes a este género, Loxosceles, tienen las siguientes características:

Tres pares de ojos en la parte anterior, agrupados de dos en dos, en lugar de los cuatro pares que suelen tener la mayoría de grupos de arañas.

Una protuberancia de color oscuro con forma de violín invertido en la parte dorsal de la cabeza, debido a la cual este grupo de arañas también toma el nombre de arañas violinistas.

Es de color marrón, pudiendo tener varias tonalidades en distintas partes del cuerpo, así como variar también en tono en los distintos ejemplares, siendo algunos más claros y amarillentos y otros más oscuros y rojizos.

No es una araña doméstica y suele encontrarse en zonas cálidas, sin embargo, también se pueden encontrar en las casas, habitualmente buscando refugio durante los meses fríos de invierno o por adaptación al medio urbano donde pueden encontrar recursos con facilidad, prefiriendo esconderse en sitios estrechos y oscuros, como detrás de los cuadros y muebles o debajo de éstos.

3 ¿Qué especie de araña Loxosceles se encuentra en la Península Ibérica?

La especie que habita en la Península Ibérica es la araña parda mediterránea o Loxosceles rufescens. Esta araña no sólo se encuentra en la Península Ibérica, sino que tiene una distribución que podemos llamar cosmopolita, que se distribuye ampliamente por todo el mundo, al contrario que las otras dos especies mencionadas anteriormente. De esta manera, queda claro que Loxosceles rufescens no es una especie que proceda de Norteamérica, ni que haya sido introducida, sino que, como muy bien dice Elvira Ocete Rubio, catedrática de Entomología de la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla, "llevan con nosotros toda la vida...".         

4 Entonces, ¿cuál es la especie de araña que se ha encontrado en Montequinto y otras zonas de Sevilla en las últimas semanas?

Todos los ejemplares determinados por el Departamento de Entomología Aplicada de la Universidad de Sevilla desde que llegó el primer ejemplar en 2013, hasta los últimos del día 14 de mayo de 2014, pertenecen a la especie Loxosceles rufescens. Desde la Facultad de Biología no se ha mencionado en ningún momento a Loxosceles reclusa ni a Loxosceles laeta como causante de los percances ocurridos en Montequinto, como parecían sugerir algunos medios.

Aunque la diferenciación de ejemplares del género Loxosceles no es fácil, existen algunas características que permiten la diferenciación de L. rufescens de otras especies más peligrosas, como L. reclusa. Estas diferencias se presentan en las genitalias, que son en las arañas como su DNI, así como en el dibujo en forma de violín del cefalotórax, que presentan líneas más rectas y angulosas en L. rufescens y líneas más curvas en L. reclusa, como bien se puede observar en las siguientes fotografías. En la identificación de los ejemplares en el departamento de Entomología han participado los doctores Javier Soria, María Ángeles López, Antonio Gallardo y Agustina Jiménez.

5 ¿Qué problema puede suponer la mordedura de las arañas del género Loxosceles?

El síndrome producido tras la picadura de ejemplares de este tipo de arañas es llamado aracnoidismo o loxoscelismo y se caracteriza por una ulceración necrótica de la piel causada por la toxicidad de las enzimas proteolíticas de su veneno. Las reclusas americanas, Loxosceles laeta y Loxosceles reclusa, tienen un veneno de acción proteolítica y necrolítica (disuelve poderosamente las proteínas y los tejidos) y el daño provocado por estas arañas puede llegar a ser grave.

6 Entonces, ¿puede la especie ibérica producir los síntomas explicados anteriormente?

Afortunadamente la especie ibérica Loxosceles rufescens no llega a presentar síntomas tan extremos de loxoscelismo sistémico en caso de mordedura y los efectos del veneno, a pesar de ser de la misma naturaleza que los descritos anteriormente, afectan a las personas en menor medida, siendo en la mayoría de los casos, cuadros de loxoscelismo cutáneo leves, que sólo en el caso de personas alérgicas al veneno, o con otros factores que potencien su efecto puede llegar a producir necrosis que afecten a una gran superficie.

Desde los servicios de salud de Montequinto se ha emitido un comunicado remarcando que desde hace dos años no han atendido a ningún paciente con síntomas de mordedura de arañas u otros artrópodos similares.

 Cabe recordar, como apunta el profesor de la Universidad de California y experto en este tipo de arañas Rick Vetter, al que hemos consultado, que "primero, para asegurar que el daño es provocado por una mordedura de araña, hay que ver a la araña en el momento en que te muerde. Y aun así, el agravamiento de la úlcera necrótica y la afectación sistémica pueden deberse a reacciones alérgicas, e incluso pueden llegar a confundirse con necrosis producidas por infecciones bacterianas por Streptococcus aureus".

7 ¿Qué tengo que hacer si me muerde una araña de este tipo?

Si una persona sufre una mordedura de Loxosceles rufescens, sobre todo por intentar manipularla, hay que actuar de forma rápida y efectiva, aunque intentando no alarmarnos sobremanera ni actuar inconscientemente no dándole importancia. Si estamos seguros que la araña que nos ha mordido es Loxosceles, las primeras recomendaciones pasan por lavar la zona afectada con agua y jabón, aplicar hielo o enfriar la zona para que el veneno actúe con más lentitud y mantener el miembro afectado en posición elevada, para evitar que el veneno se distribuya rápidamente, además de intentar capturar, vivo o muerto, al ejemplar que ha producido la mordedura, lo que facilitara su identificación por los profesionales sanitarios y posibilitará un mejor diagnóstico y tratamiento.

8 ¿Qué recomendaciones debo seguir para evitar la mordedura de Loxosceles rufescens?

Las sencillas medidas que suelen darse para evitar el encuentro y la mordedura pasan por una principal que sería no intentar coger o manipular ejemplares de estos animales, si nos los encontremos en nuestros hogares. Es muy adecuado retirar y limpiar tras los muebles cada cierto tiempo para evitar que encuentren en ellos zonas adecuadas para establecerse, así como vigilar los respiraderos de los baños, donde también pueden vivir.

9 ¿Hay una plaga de arañas Loxosceles en Sevilla y su provincia?

Todas las evidencias indican que no hay una plaga de este tipo de arañas en Sevilla, aunque no tenemos datos de estimaciones de número de ejemplares de la especie Loxosceles rufescens en esta zona en años anteriores, ni hay ningún estudio actual para determinar o estimar la cantidad de individuos de este año, aunque al igual que ocurre con otros animales puede haber cambios poblacionales significativos de año en año, producidos por múltiples factores como la introducción de vegetación distinta, no autóctona, el aumento de la cantidad de vegetación en una zona, el cambio de una zona de secano a una de regadío...

10 ¿Son beneficiosas o perjudiciales las arañas en general?

No podemos olvidar, como ya se ha dicho anteriormente, que sólo unas pocas especies de arañas pueden resultar peligrosas y no son en absoluto agresivas para los seres humanos, por lo que el miedo que tenemos a estos espectaculares animales es, en la mayor parte de los casos, irracional, lo que no quita que ocasionalmente se produzcan encuentros que terminen en mordedura.

En líneas generales consideramos que es una imprudencia lanzar informaciones incorrectas, inadecuadas, poco veraces o sin contrastar, ya que crean una alarma en la población la mayoría de las veces injustificada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios