El alcalde promete 253 millones para rehabilitar viviendas privadas

  • Monteseirín reúne a medio millar de ciudadanos y líderes vecinales para presentar el II Plan de Barrios, que incidirá en mejoras y arreglos de zonas públicas y particulares de todos los distritos sin excepción

Comentarios 17

Más de 500 vecinos, entre líderes de barrios y representantes de comunidades de propietarios, fueron citados ayer en el Salón Colón del Ayuntamiento por el alcalde de Sevilla para presentarles el II Plan de Barrios ideado por el gobierno local para su desarrollo y ejecución en los próximos cuatro años con un volumen inversor superior a los 455 millones de euros, unos fondos hinchados con respecto a la primera cifra avanzada por el propio Monteseirín al incluir, ahora, partidas y programas específicos sobre viviendas de la Junta de Andalucía y también planes municipales que vienen coleando incluso desde principios del pasado mandato y que el Ejecutivo ha sido incapaz de sacar adelante, como sucede con el Plan Director de Aparcamientos.

El nuevo Plan de Barrios no se quedará sólo en la reurbanización de zonas públicas, como hiciera el primero. Lo contempla, ésta vez incluyendo Los Remedios -que quedó excluido de la lluvia de millones en arreglos el pasado mandato-, merced a los 134 millones de euros consignados por el Consistorio y extraídos de la bolsa del Patrimonio Municipal del Suelo.

Sin embargo esta segunda entrega avanza un paso más e incide en la rehabilitación de bloques de viviendas privadas, mayoritariamente zonas comunes, en las áreas de la capital más degradadas para beneficiarios que no rebasen un listón de ingresos familiares anuales.

Serán 253 millones de euros para este cometido, de los que aproximadamente la mitad serán aportaciones finalistas de la Junta para programas especiales, para la puesta a punto de viviendas degradadas de familias con ingresos inferiores a los 10.944 euros anuales ubicadas en zonas concretas de la capital. Torreblanca, Palmete y Bellavista, que ya cuentan con expedientes para su declaración como área de rehabilitación, están entre ellas, al igual que Tres Barrios-Amate y los programas especiales para Pajaritos, Candelaria, Madre de Dios, La Bachillera y Regiones Devastadas.

Monteseirín anunció la apertura de oficinas de rehabilitación en esos barrios para la recogida de solicitudes. Los plazos esbozados pasan por la redacción de los proyectos antes de 2010 y su ejecución a partir de mediados de ese año.

El programa abarcará, además, intervenciones de la Gerencia de Urbanismo mediante subvención complementaria para comunidades de propietarios en aproximadamente 1.200 viviendas al año, lo que eleva la cifra a 4.800 en los cuatro años de duración del plan con un coste estimado de 43,8 millones de euros. El Consistorio hispalense realizará aportaciones extras a la Junta para desarrollar el programa de Rehabilitación Autonómica e impulsará un plan de autopromoción de viviendas para uso propio sobre solares y edificaciones existentes que no hayan consumido la edificabilidad total en Torreblanca, Palmete-La Plata y Bellavista, con una expectativa de 150 viviendas al año.

Se desarrollarán, además, actuaciones singulares en La Candelaria y San Jerónimo similares a la eliminación de los patios ilegales en el Polígono Sur y que afectarán a manzanas completas de viviendas -272 en el primer barrio y 80 en el segundo, con una inversión global de 5 millones-. El II Plan de Barrios también integra el programa de mejora e instalación de ascensores que ha puesto en marcha la Empresa Pública de Suelo de Andalucía.

El regidor reiteró su idea de auspiciar una Ley de Barrios en el Parlamento de Andalucía, una herramienta que deberá establecer actuaciones urbanísticas para paliar déficit y agravios comparativos y que "deberá contemplar" un fondo financiero a disposición de los consistorios que lo soliciten.

Respecto a la ejecución del primer plan de barrios, el alcalde recordó que se habían renovado más de un millón de metros cuadrados de calzadas, más de 1,5 millones de metros cuadrados de acerados y 890 kilómetros de bordillos, mientras que se construyeron 33.000 nuevas plazas de aparcamiento, 50 kilómetros de carriles bici y más de 4.200 rampas para discapacitados. Todo en positivo, Monteseirín eludió hablar de desviaciones presupuestarias al alza y retrasos en los plazos. Tres años después de su aprobación en pleno, el I Plan de Barrios sólo está concluido al 50%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios