Servicios municipales

Cuando un recorte deja inmóvil

  • Parados reclaman el bonobús solidario. El Ayuntamiento deja de conceder esta ayuda, ideada "para poder ir a buscar un empleo".

Comentarios 12

Sin trabajo y con prestaciones que menguan, el bonobús solidario es para los desempleados mucho más que una ayuda para buscar trabajo; se había convertido en un camino para la inserción social. Con la desaparición temporal de este bonobús, que el Ayuntamiento ha concedido hasta junio, se eleva un muro más para los parados en Sevilla en la complicada búsqueda de un empleo. La pérdida de este bono, que era gratuito y se ideó para favorecer la búsqueda de trabajo, ha dejado "inmóvil" a esta creciente población. 

Un grupo de parados de Triana secundó ayer la primera de sus protestas ante el Ayuntamiento para reclamar al gobierno local que continúe ofertando este bonobús. Desde junio el Ayuntamiento ha decidido no conceder más esta ayuda y, según fuentes municipales, a partir de 2013 el bonobús solidario volverá a concederse. De momento, aquéllos que buscan un trabajo dejarán de viajar gratis en Tussam. Un recorte más que afecta a grupos de población en una situación de desventaja.

Entre los que ayer protestaban en la Plaza Nueva se encontraba José Deleito, de 46 años, quien acumula ya más de tres años y medio en el paro. Trabajó durante años como administrativo en una inmobiliaria, y después, en varias empresas. Se le acabó la prestación por desempleo y ahora sobrevive gracias a la ayuda de sus familiares. "Tengo una hipoteca y para no perder mi casa, que es una VPO de Emvisesa, mi madre se ha venido a vivir conmigo", relata este sevillano. "El bonobús solidario me permitía acudir a distintos puntos de la ciudad en un solo día para tratar de encontrar trabajo o para hacer cursos; era además una manera de inserción", añade. 

José Reyes tiene 61 años y está en el paro desde hace ya cinco años. Su último trabajo fue en una empresa de reparación de camiones y desde que empezó la crisis, varios trabajadores de la misma firma, como José, se han visto abocados al paro. Este sevillano de Triana busca un empleo y a veces hace pequeños trabajos de transporte. Ahora sin el bonobús que le permitía viajar por la red de autobuses públicos, José se ha quedado prácticamente inmovilizado. Sigue adelante gracias a la ayuda de familiares y amigos.

Julia Martínez, 33 años, psicóloga. Esta mujer lleva un mes en el paro tras varios puestos en Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y en la Universidad como profesora. Ahora Julia ni siquiera ha podido solicitar el bonobús salidario, ya no existe esta ayuda en las ventanillas de Tussam. "Para los parados es fundamental la movilidad sin coste para tratar de encontrar un empleo". "Los gobiernos ayudan a los bancos pero machacan a las personas", denuncian. 

El grupo de parados creado en el Movimiento 15-M de Triana continuará secundando protestas y actos simbólicos para exigir los servicios públicos que, hasta ahora, han existido para esta población que sufre dificultades. El pasado martes varios grupos circularon, sin abonar el billete, por varias líneas de Tussam, una protesta que continuarán realizando en las próximas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios