"El retraso de la obra nos duele porque el mercado viejo es una chatarra"

  • Los placeros de la Encarnación hace años que soportan pérdidas en las ventas y no saben si aguantarán hasta 2009

El anuncio del alcalde de Sevilla de que la obra de la Encarnación se retrasa dos años, hasta diciembre de 2009, sumió ayer a los comerciantes del mercado de abastos en una mezcla de indignación y tristeza. Y sobre todo de escepticismo porque no acaban de creerse esta fecha tras más de treinta años en instalaciones provisionales. "Ahora dicen que la obra estará a finales de 2009, pero eso ¿quién lo asegura? porque antes también prometieron que estaría en 2003, en 2006 y luego en 2007", lamenta Dolores Fernández, viuda del pescadero González, uno de los tantos placeros de la Encarnación que han muerto sin ver el nuevo mercado terminado.

"Nos parece una canallada el retraso", añade su hijo Adolfo, que gestiona el puesto de pescado de su padre -ahora de género congelado- con pocas ganancias por la falta de clientela. Adolfo propone que el Ayuntamiento indemnice a los que no soporten más las pérdidas para que puedan montar otro negocio.

Manuel Crespo, secretario de la cooperativa del mercado (Palmeritas, Pino Montano, Encarnación), admite que el retraso de las obras está causando pérdidas entre los comerciantes y no sabe si todos aguantarán hasta diciembre de 2009. "Nos duele mucho porque los más perjudicados somos nosotros con un mercado viejo que acusa más el retraso porque es una chatarra. Hay gente que ya no gana dinero. Están esperando el cambio y podrían tirar la toalla antes", relata. Los placeros recibieron ayer el apoyo en persona del portavoz del PP Juan Ignacio Zoido, que criticó la falta de rigor en los plazos de la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios