La ruta de los que se acuestan al amanecer

  • Una veintena de terrazas de verano, ubicadas en zonas sin apenas viviendas o en jardines ilustres, conforman una amplia oferta lúdica a lo largo del Guadalquivir

El mes de julio acaba de comenzar, pero no toda la ciudad está de vacaciones. Sin embargo, a los calurosos días les suceden noches en las que no apetece dormir por las altas temperaturas y por las ganas de fiesta que trae consigo el verano. Para paliar estas situaciones no hay como acudir a las diferentes terrazas de verano con las que cuenta la ciudad, una oferta mejor que la de meterse en un local con aire acondicionado pero con una ventilación cuestionable.

La situación geográfica de Sevilla invita además a que la mayoría de estos establecimientos se ubiquen cerca del río, y también en zonas alejadas de las viviendas, a las que podrían molestar. Desde el Puente de la Barqueta hasta el de las Delicias se extiende una veintena de bares, tanto en la ribera del Guadalquivir como en los jardines del Prado de San Sebastián y del Parque de María Luisa, con la misma voluntad de cubrir una alta demanda de fiesta hasta altas horas de la madrugada.

Además, la oferta lúdica se acompaña de música variada según el local, espectáculos de gogós, fiestas privadas, reservados para estar más cómodo en el lugar y otra serie de actividades que cada año se renuevan y en las que los dueños buscan ideas originales para atraer la clientela que busca diversión y que no se va a la playa, bien los días laborales o los fines de semana.

ribera del río

Uno de los sitios más populares y concurridos tanto a primera como a última hora de la noche es el Puerto de Cuba. Cuatro años lleva abierto este local de la calle Betis compartiendo lugar con el restaurante Río Grande y a los pies del puente de San Telmo. Una de las características principales del establecimiento en su división en dos zonas diferenciadas, una más oscura y tranquila, con barcas y sillas a modo de reservados, y otra más animada destinada al baile. Además, al pintoresco y atractivo lugar le acompaña un sistema de humidificadores que lanzan al aire vapor de agua para refrescar el ambiente del local.

No lejos de allí se encuentra otra terraza especial, Capote, que lleva 15 años abierta bajo el puente de Triana ofreciendo sus populares mojitos y caipirinhas, además de los combinados. Este lugar cuenta con el aliciente de que permanece todo el día abierto, por lo que en las noches más frescas se puede acudir a empezar la fiesta a una hora más temprana, aunque a cualquiera se puede encontrar gente, sobre todo extranjeros, bailando y disfrutando tanto en las mesas como sentados en la escalera.

Con una estructura similar a la del Capote, al otro lado del río, está el Latino, en la plaza de Chapina, donde el ambiente es también relajado y abundan los veladores para sentarse a pasar el rato con los amigos. Otro buen sitio para ello es el Priscilla, situado a la espalda de la estación de autobuses de Plaza de Armas, donde la decoración, elaborada hasta el detalle, juega un papel fundamental en la identidad del lugar, que cuenta con un ambiente especial y animado, acorde con los gustos de buena parte de la ciudad.

Siguiendo el cauce del río hacia el norte se llega a las terrazas de la isla de la Cartuja, situadas ambas junto a Isla Mágica. La más popular y asentada es Aqua, la parte al aire libre de la discoteca Antique Theatro, donde precisamente el agua juega un papel importante en la estética del local, muy cuidado y destinado a un público selecto. Con menos años de antigüedad pero con una afluencia cada vez mayor cada verano se encuentra Ritual, situado frente al pabellón de Andalucía, bar de copas que junto a su vecino ofrece otra gama de actividades, además de cerrar más tarde que otros lugares, a las cinco de la madrugada los jueves y a las 6:00 los viernes y sábados. Además de los diversos espectáculos en directo, así como los desfiles de moda, esta terraza presume de su accesibilidad para las personas con minusvalía física, incluidos los servicios, característica que no suelen tener los lugares de ocio, sobre todo los nocturnos.

Aunque las tres de la mañana sea la hora a la que terrazas como el Capote y el Puerto de Cuba suelen cerrar, tanto en la Cartuja como en otros puntos de la ciudad la noche puede continuar un rato más para los que aún no han cogido el sueño.

en jardines

Uno de esos lugares que apenas cierra unas horas en verano es la terraza Chile, ubicada junto al pabellón del mismo nombre, un lugar frecuentado tanto por turistas como por estudiantes universitarios, conocedores del bar al estar situado en una zona cercana al Rectorado, a la biblioteca municipal y a otras facultades. De los desayunos y almuerzos durante la mayor parte del año, los alumnos pasan ahora a estar presentes a otras horas menos estresantes y en las que se disfruta bastante más, sobre todo las últimas semanas, con la Eurocopa de fútbol.

Otro lugar privilegiado para pasar un buen rato por la noche son los jardines del Prado de San Sebastián, donde se instala también un cine de verano y donde se cierran y vigilan los accesos, siendo la tranquilidad la nota característica de las dos terrazas asentadas en el lugar, que cuentan con reservados adaptados para las celebraciones entre amigos, además de distintos espectáculos de música.

Tampoco hay que olvidarse de terrazas populosas como Casino y Montpensier, situadas ambas junto al Teatro Lope de Vega, donde la música y el buen ambiente no paran en toda la noche. Ambas organizan distintos espectáculos y fiestas temáticas, como la prevista para el próximo jueves 10 de julio, cuando la firma Marie Brizard presentará el ron Angostura. Además, zonas reservadas para estar más cómodos completan la oferta de dos locales, que cuentan con numeroso público cualquier día de la semana.

Pero si estas populares terrazas llevan varios años funcionando, otras como Bilindo y Alfonso se llevan la palma al llevar abiertas casi 20 años. Como las dos anteriores, estos dos locales situados en el Paseo de las Delicias, dentro del Parque de María Luisa, cierran a las seis de la mañana los viernes y sábados. Además, lo que caracteriza tanto a Bilindo como a Alfonso es que durante el resto del año también están abiertos, aunque no cuentan con la afluencia de gente que hay en verano. Como señalaba Mario, uno de los encargados de las relaciones públicas del Bilindo, "el calor echa a la gente a la calle".

Ambas terrazas están además cerradas al parque contiguo y tienen los accesos vigilados, algo de lo que en Bilindo se sienten orgullosos al cumplir "todas las normas". Este bar cuenta este año con una nueva zona de reservados, así como con variadas actividades, como degustaciones, fiestas temáticas, espectáculos de gogós y jornadas de videojuegos.

Por último, en este listado no podía faltar Babilonia, terraza clásica en la ciudad y situada en la Avenida García Morato, donde la decoración resulta exótica con las plantas y demás adornos. Además, la zona está alejada de las viviendas de la zona, lo que deja un lugar tranquilo donde acudir a bailar y disfrutar a cualquier hora de la noche, al igual que en otros tantos puntos de la ciudad, a los que se debe ir con la cartera llena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios