Sevilla ayer y hoy

La saga Lafita de artistas (II)

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 5 de Agosto.José Lafita Díaz legó desde el primer escudo del Sevilla Fútbol Club al monumento al Sagrado Corazón de San Juan de Aznalfarache, y la fuente monumental de la plaza Virgen de los Reyes, en parte perdida

Comentarios 2

CONTINUAMOS la historia de la saga Lafita con la síntesis biográfica del escultor José Lafita Díaz, hijo mayor del pintor José Lafita Blanco. La doctora Teresa Lafita Gordillo, nos dice:

Nació en Sevilla el 15 de noviembre de 1887, ciudad en la que cursó el Bachillerato en el colegio de los Escolapios (hasta 1904 en que los concluyó). Gran aficionado al deporte, en 1905 se encuentra entre los fundadores y jugadores del Sevilla Fútbol Club, siendo quien diseña su primer escudo. El que llegara a ser después un conocido escultor inicia primero su carrera como arquitecto, matriculándose en el Instituto Technikum de la ciudad suiza de Bienne. En 1910 regresó a Sevilla donde aplicará sus conocimientos urbanísticos a sus implantaciones de amueblamiento urbano, como pueden ser la Fuente del Patio de Banderas (1928); en la Fuente-Farola de la plaza Virgen de los Reyes, que realizó en 1929 con motivo de la celebración de la Exposición Iberoamericana. Una fuente a la que en los años noventa se le destrozó el pedestal. En una de las fotos le vemos con su hijo Pepín, durante la construcción.

Sigue la Farola Monumental, hoy situada enfrente de los Jardines de Murillo (también del 29), o en los bancos de la plaza del Triunfo (1931). Otras obras suyas son la figura del Almirante Bonífaz, en el pedestal del monumento a San Fernando, en la plaza Nueva (1924), el monumento a Rodrigo de Bastidas, en Santa Marta (Colombia) en 1925, o la estatua colosal del Sagrado Corazón de San Juan de Aznalfarache (1944).

Polifacético autor, como retratista, destacan los bustos que hizo a Rafael González Abreu (1934) y Fermín Alarcón de la Lastra, muerto en África en 1923. Como imaginero, la Virgen de la Esperanza para Albaida del Aljarafe, hoy en la Zubia (Venezuela) en 1931; como escultor, el busto de Mañara, para los jardines del Hospital de la Caridad de Sevilla (1928) y el monumento a Elio Antonio de Nebrija, para Lebrija, obra póstuma terminada en 1946, ya que falleció en Sevilla en enero de 1945.

La tercera y última entrega la dedicaremos a Juan Lafita Díaz, polifacético artista sevillano y uno de los últimos eslabones del periodismo bohemio decimonónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios