El salto del senderismo al montañismo

  • Miembro del Club MonsaPractica natación desde los seis años y senderismo desde los ocho, pero también le gusta leer, salir con los amigos y el deporte en general. Asegura que las expediciones de senderismo sirven para abrir la mente a otras culturas y relacionarte con la naturaleza.

Este joven de 18 años que vive en San Jerónimo acaba de terminar el instituto y quiere estudiar Medicina. Una de sus mayores aficiones es el senderismo y este verano ha protagonizado una expedición a Italia. "Llevo dos años participando en esta actividad", asegura, "este año hemos ido a los Apeninos Centrales y el año pasado estuvimos en los Alpes italianos". Pertenece al Club Monsa, en el que lleva desde los ocho años, y a la Federación Andaluza de Montañismo, que publica y subvenciona estas convocatorias. "Practico senderismo, pero también preparamos otras actividades, como vía ferrata, escalada o rappel", comenta Ángel. Este año, en Italia, se produjeron una serie de incidentes que modificaron su programa; por ejemplo, un terremoto que les impidió hacer escalada y alojarse en los albergues, que estaban completos. Los primeros días tuvieron que dormir en un monasterio y en un polideportivo; además, en más de una ocasión "hubo sorteo con las camas". Por otro lado, ha subido al Mulhacén ya Navacerrada, pero también le gustaría hacer otras cosas como la expedición a Bolivia o subir picos más altos, de 4.000 metros. Defiende esta actividad como "otra forma de hacer turismo" y afirma que "se disfruta, te da tiempo para pensar, estar tranquilo y, además, vas relacionándote con la gente y la naturaleza", aunque lo principal es "ser respetuosos con el medio ambiente", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios