Los sordociegos de Santa Ángela de la Cruz reclaman a la Junta las deudas desde julio

  • El único centro dedicado a esta gran dependencia está al borde de la quiebra por los impagos.

Comentarios 1

Todos los trabajadores del centro Santa Ángela de la Cruz de Salteras, centro pionero en atender a personas sordociegas, acudieron este lunes a la Plaza de la Concordia junto a los usuarios de la residencia y del centro de día. Acompañadas también por familiares, estas personas reivindican a la Junta de Andalucía que abone los pagos pendientes desde julio referidos a las plazas concertadas de este centro inaugurado hace sólo dos años.

Los continuos impagos de la Junta mantienen este centro, único en el ámbito estatal, en una penosa situación de tesorería que amenaza su supervivencia. "La crisis y los problemas económicos de las administraciones no pueden pagarlos lo más débiles", comentó ayer Ruth Lirio, gerente del centro Santa Ángela de la Cruz.

A fecha de 1 de octubre, la Junta abonó las plazas concertadas correspondientes al mes de junio, pero la Administración andaluza aún adeuda los meses de julio, agosto y septiembre. La mayor parte de las plazas de la residencia Santa Ángela están concertadas con la Junta de Andalucía, concretamente 13; otras dos plazas están subvencionadas por Castilla-La Mancha; y tres por la comunidad de Madrid. Desde verano estas tres administraciones han adeudado pagos al centro Santa Ángela. A fecha de hoy la comunidad de Madrid ya ha abonado los 27.000 que tenía pendientes; y Castilla-La Mancha, otros 8.000 de una deuda que asciende a 25.000 euros.

Los continuos retrasos en los pagos provocaron que los trabajadores no pudieran cobrar las nóminas de agosto y mantienen al borde de la quiebra a estas instalaciones. "Con esta protesta queremos reivindicar los derechos de las personas que no pueden defenderse porque están ciegas y sordas; sólo a través de nosotros, los que nos dedicamos a atenderles, y de sus familiares, pueden hacerse oír", comentó la gerente de Santa Ángela.

La asociación de familiares con hijos afectados por sordoceguera, Apascide, logró abrir el 26 de octubre de 2010 este centro tras años de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios