El tercer saludo al Santo Rey

  • El cuerpo de San Fernando se expone como colofón a los cultos de la Virgen de los Reyes La urna ya se abrió el 14 de mayo y el 1 de junio

Comentarios 1

Dice la leyenda que cuando Fernando III entró en Sevilla el 23 de noviembre de 1248 ya lo acompañaba la Virgen de los Reyes. Cuatro años después de la toma de la ciudad, el rey murió en el primitivo alcázar y dejó un testamento que recogía su voluntad de yacer a los pies de la talla mariana. Este deseo se cumplió y, en la actualidad, el Santo Rey y la Patrona de la Archidiócesis siguen estando cerca desde hace más de siete siglos. Sin embargo, no es hasta a finales de agosto cuando esta cercanía se hace patente de forma más precisa.

Según establecen las constituciones de la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, otorgadas por Felipe II en 1594, cada 22 de agosto el cuerpo momificado del conquistador de Sevilla sería expuesto al público como culminación de los cultos a la Virgen de los Reyes. Es una de las cuatro ocasiones en las que se abre la urna de plata que cinceló Juan Laureano de Pina en el siglo XVIII para acoger el cuerpo del rey, ya canonizado. Las otras fechas son el 14 de mayo, día de 1729 en el que fue trasladado a la nueva urna; el 30 de mayo, festividad litúrgica de San Fernando y día de su entierro; y el 23 de noviembre, día de San Clemente y en el que se produjo la reconquista de la ciudad en 1248.

La apertura de agosto y la del día del patrón son las que mayor concurrencia de público suponen, pero llama la atención la elevada cantidad de jóvenes que acuden a ésta. Muchos vienen aconsejados por sus familiares, como dos carmonenses que vieron ayer por primera vez a la momia del rey por recomendación de la madre de uno de ellos. Hay otras madres que prefieren participar directamente en la transmisión de esta tradición a las siguientes generaciones. Es el caso de una sevillana que aprovechó las vacaciones de sus hijos para llevarlos a que descubrieran un rito "que no es muy conocido en la ciudad".

Las personas que mejor conocen los actos relacionados con el patrón de Sevilla son las pertenecientes a la Asociación de Fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando, una entidad laica que funciona casi como una hermandad y participa activamente en los cultos a las dos devociones que figuran en su nombre. Francisco Javier López Sánchez es diputado mayor de gobierno de la asociación y recuerda que no son pocas las ocasiones en que visitantes extranjeros "se sorprenden al encontrarse con el sepulcro abierto". No se vieron muchos turistas ayer por la Capilla Real, pero destacó un matrimonio madrileño que llegó por casualidad y creyó que el cuerpo se expone durante todo el año.

El diputado, gracias a su doctorado en historia y sus estudios en antropología forense, participa en los estudios que lleva a cabo la Universidad de Granada sobre los restos que hay en la cripta de la Capilla Real. "Históricamente, se supone que había seis cuerpos, pero hemos descubierto que hay cinco más, correspondientes a un niño, dos hombres y dos mujeres", cuenta López Sánchez. Estos trabajos fueron posibles gracias a las obras de restauración llevadas a cabo en la solería y el basamento original de 1248, además de en la propia cripta.

Los que nunca fallan a su cita con el Santo Rey son los efectivos del Arma de Ingenieros del Ejército de Tierra. Soldados del Regimiento de Ingenieros de Guerra Electrónica número 32, destinados en el cuartel de El Copero, fueron los encargados de realizar la escolta al cuerpo de su patrón. Algunos de los soldados que participaron en los tres relevos que se llevaron a cabo entre las 09:00 y las 10:30 llevan más de una década acompañando a San Fernando en estos actos, y reconocieron el "especial sentimiento" que les produce rendir honores al que fue nombrado su patrón en 1805.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios