Los últimos datos de criminalidad reflejan una nueva subida del 8,5%

  • Aumentan casi todas las modalidades de robos, sobre todo los de vehículos

Comentarios 2

A menos policías, más delitos. La ecuación parece reflejar la realidad de la seguridad ciudadana en Sevilla, ciudad que ha perdido policías nacionales de manera paulatina durante años y que ahora ve cómo suben las estadísticas de criminalidad durante varios periodos consecutivos. En esta ocasión el Ministerio del Interior ha hecho públicos los datos correspondientes al tercer trimestre del año pasado, con lo que ya se conoce el periodo comprendido entre enero y septiembre de 2017. En ese plazo de tiempo, los delitos crecieron en Sevilla capital un 8,5%, mientras que el conjunto de la provincia registró mejores guarismos, con un crecimiento del 3,8%.

Llama la atención que Interior no haya publicado los datos de criminalidad como lo suele hacer habitualmente, en la página web oficial del Ministerio, sino que lo haya hecho en otra plataforma de internet. Falta todavía por conocer las estadísticas del año completo, pero todo apunta a que se cerrará con un repunte importante de la criminalidad.

Como ya ocurriera en el trimestre anterior, el delito que más creció fue el de las sustracciones de vehículos, que pasó de 900 entre enero y septiembre de 2016 a 1.312 en el mismo periodo del año 2017. Es decir, hubo un incremento interanual del 45,8%. La Policía Nacional ya era consciente del repunte de los robos de vehículos, sobre todo de las motocicletas y ciclomotores, y diseñó un plan específico contra este delito, creando una unidad que inspecciona cada denuncia y se ha especializado en esta modalidad delictiva. Aunque aún es pronto para valorarlo, el trabajo de esta unidad se ha notado ya algo, puesto que en el anterior balance, correspondiente al primer semestre del año, los robos de vehículos habían crecido por encima del 54%. Esto supone que en sólo tres meses se ha podido frenar en nueve puntos el repunte de este delito.

También suben mucho los robos con violencia e intimidación, que crecen un 15,9%. Pasan de 1.323 casos a 1.533. En esta categoría se encuadran todos los robos en los que hay amenazas o agresiones contra las víctimas, como los atracos, las sirlas o los tirones. Los robos con fuerza, aquellos que se producen en establecimientos, instalaciones o viviendas vacías, bajaron un 5,1%. Sin embargo, el apartado específico de los robos con fuerza en domicilios subió un 5,2%.

También crecieron un 12,3% los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, aunque las violaciones bajaron un 37,5%. Hubo sólo diez casos de agresiones sexuales con penetración en los primeros nueve meses de 2017, por 16 del año anterior. Crecen también las lesiones y riñas tumultuarias, es decir, agresiones y peleas, que se elevan un 14% sobre los datos de 2016. En el mismo porcentaje suben los homicidios en grado de tentativa, aunque los consumados han bajado, pasando de 7 casos a 6.

En el conjunto de la provincia los datos son algo más benévolos, aunque suben todavía más los robos en domicilios, que llegan al 6,7%. También crecen las sustracciones de vehículos, aunque de manera algo más sostenida que en la capital. Además de motos, se están robando con frecuencia coches que luego se utilizan para cometer actos delictivos como alunizajes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios