Los vecinos de la ronda de Triana alertan del daño en más edificios

Comentarios 0

Las grietas, fisuras y desprendimientos detectados en los números 32 y 34 de la calle Manuel Arellano de Sevilla como consecuencia de las obras de construcción de un parking subterráneo comienzan a extender sus "síntomas" a otros dos edificios del entorno, según asegura Concepción Sánchez, representante de los vecinos afectados por el proyecto en esta zona de Triana. Sánchez advirtió ayer que la junta de dilatación de los dos inmuebles ha comenzado a sufrir una "muy evidente separación".

La representante de los vecinos afectados por la construcción del aparcamiento de promoción pública Crucero Baleares explicó que mientras "sigue creciendo" la junta que separa a los edificios que constituyen los números 32 y 34 de la calle Manuel Arellano, los "síntomas" sufridos por estos inmuebles comienzan a propagarse por el número 18 de la Ronda de Triana y por el número 9 de la calle Manuel Macías Míguez, que se sitúan algo más lejos de la finca en la que se llevan a cabo las obras de esta infraestructura. Sánchez precisó además que el número 32 de la calle Manuel Arellano "acusa ya un grado "similar" de daños que el número 34 en cuanto a los desprendimientos y fisuras aparecidas.

Por todo ello, la portavoz del colectivo de residentes afectados reclamó al Consistorio que haga público el resultado del plan de actuaciones específico, cuya redacción encargó a la empresa especializada Geocisa al objeto de definir las intervenciones necesarias para consolidar arquitectónicamente estos edificios y reforzar el subsuelo en el que se construye el aparcamiento. "Aún no se nos ha comunicado nada", señaló Sánchez recordando que el área de Movilidad esperaba tener el jueves pasado en su poder dicho informe.

La Delegación de Movilidad del Ayuntamiento -a instancias del análisis realizado por Vorsevi sobre la situación de los bloques de pisos- había encargado a Geocisa la elaboración de un plan de actuaciones con vistas a reforzar el subsuelo del aparcamiento y a la consolidación de las torres afectadas por el proyecto. La empresa hubo de llevar a cabo mediciones topográficas en la zona. De forma preventiva, el Ayuntamiento ya ha resuelto acometer el hormigonado de 400 metros cuadrados de la losa del propio aparcamiento. El contrato suscrito con Geocisa incluye además un tratamiento contra las vías de agua que estaría sufriendo el edificio de la calle Manuel Arellano.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios