Las ventas del comercio sevillano caen hasta un 20% en Navidad

  • Los establecimientos de Luis Montoto y la Avenida de Miraflores figuran entre los más afectados por la subida de las hipotecas y el repunte del IPC · Algunos comercios planean cerrar después de las fiestas

Comentarios 4

El encarecimiento de las hipotecas, que reduce la capacidad de compra de los sevillanos, y la subida del IPC -un 4,3 por ciento en 2007, el doble del objetivo que se fijó el Gobierno central- no han permitido al sector comercial cumplir sus expectativas de venta en la campaña de Navidad. Y es que la facturación de la mayoría de los establecimientos sevillanos no sólo no ha subido por estas fechas, sino que incluso ha llegado a bajar hasta un 20 por ciento.

Según ha podido saber este periódico, tal descenso es el que se ha registrado, de media, en los centros comerciales abiertos de Luis Montoto y la Avenida de Miraflores. En este último, incluso, ya han cerrado algunos comercios y otros planean hacerlo cuando finalicen las fiestas. Así lo asegura el presidente de los empresarios de la zona, Feliciano Vázquez, quien aclara, no obstante, que el descenso en las ventas ha sido la tendencia general, ya que su negocio, en particular -regenta una joyería- cerrará una buena campaña.

El presidente de los comerciantes de Luis Montoto, Agustín Rodríguez, afirma que la coyuntura actual es "más dura" que la de años anteriores. "Han caído las ventas en todos los sectores, incluso en la restauración, que es lo más básico", lamenta el empresario.

El balance es en cierto modo más positivo en el centro comercial abierto Pickman-Gran Plaza, ya que su responsable, Manuel Dorado, cifra el descenso del negocio en torno a un 2 por ciento. Dorado atribuye la bajada, en parte, a la coyuntura económica que está haciendo mella en los bolsillos de todos los españoles, pero también a los problemas de acceso a la zona comercial. "Las obras por la parada del Metro limitan las visitas de los vecinos de Nervión, que son los que tienen más poder adquisitivo", critica Dorado.

Según señala, otro de los problemas de esta zona es que está rodeada de centros comerciales cerrados -Los Arcos, Nervión Plaza y Alcampo-, por lo que la competencia es mayor. No obstante, el presidente de este centro comercial abierto se muestra optimista y espera que la situación mejore. "Sobre todo porque los empresarios tienen mucha ilusión, y también se están haciendo bastantes promociones a nuestro nivel, como el sorteo diario de cien euros", apostilla.

Para el conjunto de Sevilla y su provincia, la federación provincial de comerciantes Aprocom cifra el descenso en las ventas entre un 5 y un 10 por ciento, y lo atribuye a la recesión económica. "En Sevilla está pasando lo mismo que en el resto de España", destaca el vicepresidente de la federación, Tomás González, quien asevera que en estas fechas ha menguado la facturación de todos los sectores comerciales.

Uno de los más afectados ha sido el de la alimentación, y más concretamente el de productos perecederos. En este caso, los sufridores han sido los pequeños comercios tradicionales, que han visto cómo sus clientes habituales han preferido comprar en otros establecimientos por el temor a una subida desorbitada de precios. "Es un error, porque nosotros cerramos los precios con nuestros proveedores para todo el año, y vendemos la ternera o el cerdo al mismo coste en enero y en diciembre. El problema es que se alerta a los consumidores con una subida de precios que no es real", denuncia Serafín Santigoza, que regenta una carnicería en el mercado de la calle Eduardo Rivas y ha reducido sus ventas hasta un 40 por ciento.

La Salmantina, grupo especializado en la comercialización de jamones, carnes y chacinas, ha facturado un 28 por ciento menos en la tienda de la calle San Jacinto, un 10 por ciento menos en la de la Buhaira y un 6 por ciento menos en la de Nervión. En total, ha ingresado casi 30.000 euros menos. Valle de Orosierra, en cambio, con diez puntos de venta repartidos por Sevilla, ha incrementado un 5 por ciento sus ventas y este año abrirá un nuevo establecimiento. El motivo de tan buen balance, según su responsable, Armando Rodríguez, es que se ha beneficiado del cierre de otros comercios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios