La zapata de Triana se ensanchará en 2015 con fines turísticos

  • La puesta en marcha de dos rutas en bicicleta desbloqueará, con la construcción de ramales, algunos accesos peatonales en la dársena del río.

Comentarios 5

A pie o en bicicleta, recorrer la ronda histórica de Sevilla o el trazado de la dársena del Guadalquivir tendrá un plus a partir de 2015 gracias a la puesta en marcha de dos nuevas rutas cicloturísticas. De manos de la Consejería de Fomento y Vivienda, con el auspicio de la de Turismo y Comercio y en el marco del Plan Andaluz de la Bicicleta, cuyo convenio con el Ayuntamiento Sevilla aún está por firmarse, el proyecto supondrá algunos cambios notables en los accesos peatonales de la dársena, donde se prevé ensanchar la zapata de la calle Betis a 3,50 metros y crear nuevos ramales de conexión para aquellos tramos que hoy siguen cerrados al peatón.

En presencia de representantes del sector hostelero de Sevilla, este miércoles se dio a conocer esta iniciativa con fines turísticos, que supondrá una inversión de 763.300 euros, la mayor parte destinada a las obras en la dársena. El grueso de las intervenciones irá encaminado a la señalización de las rutas así como a la creación de nuevas vías de conexión o ramales. Será la ampliación de la zapata lo que conllevará un mayor gasto y dificultad.

En esta zona del muelle, con el objetivo de dar continuidad a la ruta a la altura del Paseo de la O, se sustituirá la plataforma existente por otra de 3,50 metros, apta para pasear en condiciones de seguridad y comodidad. Con ello, según detalló el viceconsejero de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, José Antonio García Cebrián, "se consolida la zapata y se recupera para el tránsito esta zona que era un muelle que se ha ido perdiendo a lo largo de las últimas décadas".

En el tramo que comprende desde el Jardín Americano al Paseo de la O también se realizarán pequeñas intervenciones. Así, se abrirán puertas ahora cerradas y se construirán nuevos ramales de conexión que, apoyados en la señalización, harán más fácil un recorrido bloqueado a la altura del Pabellón de la Navegación o el puente del Cachorro, entre otros lugares.

Ambas rutas nacen con la idea de explotar turísticamente la red de carriles bici, basándose en el éxito obtenido ya en otros países como Alemania, donde el impacto económico anual de este tipo de turismo es de 13.000 millones de euros, mientras que en España es de 1.600 millones euros. Por ello, a lo largo del recorrido, se ubicarán referencias históricas en los distintos enclaves del trayecto, usando tanto cartelería como las nuevas tecnologías a través de los códigos QR.

Con salida en la Glorieta de México, la ruta de la dársena del Guadalquivir tiene una longitud de 13,5 kilómetros, pudiéndose hacer a pie o en bicicleta indistintamente. A lo largo del río se han establecido nueve zonas: la Exposición del 29, el muelle de Nueva York, el muelle de la Sal, Chapina, el paseo de Juan Carlos I, San Jerónimo, el parque del Alamillo, la Isla de la Cartuja y Triana.

La heterogeneidad de los tramos obligará a realizar una intervención adaptada a cada espacio. Por ejemplo, en el muelle de Nueva York existe un pavimento de albero; en el muelle de la Sal un adoquinado; en el paseo de Juan Carlos I hay baldosas, y en el parque del Alamillo caminos de zahorra. En el itinerario se mantendrán los pavimentos existentes y se actuará introduciendo señalización discreta. Tanto en adoquines como en pavimentos blandos se van a utilizar elementos de continuidad que marquen una línea central en el camino.

En pavimentos duros se ha diseñado un delimitador tipo "clavo", que incluye un dibujo en relieve de un pictograma. Para pavimentos blandos se ha creado un delimitador tipo "cilindro-loseta" de hormigón, con la cara superior pintada según el pictograma.

En algunas vías y accesos cuyo uso es preferentemente para ciclistas, el proyecto establece dos líneas de demarcación, usando el color de la ruta y eliminando la línea central discontinua para, de esa manera, indicar que aun pudiendo ser una vía ciclista, podría ser compartida con peatones.

Toda la señalización de orientación e identificación de las zonas (flechas e iconos) se realiza de manera horizontal, para no interferir en el mobiliario urbano y en el paisaje.

La situación de carteles se ha limitado en todo el recorrido a los puntos donde, o bien existía la posibilidad se situar carteles verticales con bajo impacto visual, o bien existen estructuras, como vallas, que permitan situarlos. Todos los paneles llevarán código QR, mediante el que se accederá a información más detallada.

La ruta de la ronda histórica tiene carácter cultural y turístico. Este itinerario perimetral, de unos 7 kilómetros de recorrido, sigue en esencia el trazado de la vieja muralla y ofrece al turista información sobre el casco antiguo de Sevilla, sobre los restos conservados de la muralla y la ubicación de las puertas desaparecidas, sobre los monumentos y espacios principales de su entorno, y sobre la historia de sus barrios intramuros y arrabales históricos.

El principal elemento de difusión y, a la vez, guía de la ruta es un folleto que podrá ser distribuido en hoteles, puntos de información... Este material irá reforzado con la señalización propia de la vía ciclista. Se colocará sobre la vía un icono que identifique cada punto de parada, que en su mayoría coinciden con las puertas históricas de la muralla de Sevilla. En el entorno de cada uno de los puntos también se colocará un código QR a ras del suelo y en un sitio visible desde la vía, de forma que el turista pueda captar información ampliada de la ruta. En esos puntos de parada existen estaciones de alquiler de bicicleta pública y bicicleteros, colocándose algunos nuevos, de forma que el turista pueda moverse a pie por la zona siguiendo las indicaciones del folleto y la información que le propone el QR.

Gregorio Serrano, delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, no descartó en la presentación la posibilidad de crear una tercera ruta entre parques, "aprovechando la conexión existente entre ellos". Una red que Maximiliano Vílchez, delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, anunció que "crecerá en breve, cuando se firme un acuerdo que está pendiente entre la Consejería y la Delegación de Urbanismo para ampliar los 175 kilómetros existentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios