sevilla f.c.

En pos de la épica

  • Montella se lleva hoy a toda su plantilla útil a Múnich, donde el Sevilla estará arropado por 2.800 hinchas, su récord en la Champions

  • El Bayern no supera a un español desde 2013

La plantilla del Sevilla casi al completo, excepto el lesionado Kjaer, comienza el calentamiento de ayer de la mano de Mario Innaurato, preparador físico. La plantilla del Sevilla casi al completo, excepto el lesionado Kjaer, comienza el calentamiento de ayer de la mano de Mario Innaurato, preparador físico.

La plantilla del Sevilla casi al completo, excepto el lesionado Kjaer, comienza el calentamiento de ayer de la mano de Mario Innaurato, preparador físico. / víctor rodríguez

No, no es una quimera. Una quimera es algo falso que puede tener apariencia de verdadero, algo ficticio. Y estar en las semifinales de la Liga de Campeones, aunque parezca quimérico, es una posibilidad real. Tan real como la fe de esos más de 2.800 sevillistas que estarán y rugirán en el Allianz Arena este miércoles viviendo in situ un partido histórico, pase lo que pase. Es difícil, casi irreal, pero no imposible. Y allá que van a intentarlo el Sevilla y su fiel infantería, al corazón de Baviera, a una de las ciudades más futboleras del mundo y ante un pentacampeón de Europa con pocas ganas de fiesta con los españoles...

En la mañana de hoy comenzará a tomar forma la expedición de los valientes. De los hombres que se enfrentarán a los cerca de 72.000 hinchas locales que alentarán a los suyos con verdadera hambre, con acritud después de casi un lustro de frustraciones ante equipos españoles. Real Madrid, en 2014 y 2017, Barcelona, en 2015 y Atlético en 2016 han eliminado al poderoso Bayern en el último lustro y los bávaros están ansiosos por reverdecer los laureles que, de la mano de Jupp Heynckes, adornaron de oro hasta cuatro veces en 2013, cuando, tras eliminar al Barcelona en semifinales, se coronaron como campeones de Europa, además de campeones de la Copa alemana y la Bundesliga. Es el recordado triplete el que espolea a Müller, Lewandowski, Javi Martínez, Thiago y compañía. Algunos como Robben y Ribery, o el propio Müller, lo vivieron y lo quieren revivir. Los otros, con el campeonato de la Bundesliga recién conquistado en Augsburgo, quieren saborear las más altas mieles de la gloria con el Bayern. El Allianz Arena será un clamor en la recepción de los campeones. Eso será lo que espera a los 3.000 valientes de Nervión, un estadio en perfecta comunión con un equipo campeón que tiene más hambre de títulos.

Pero este tipo de partidos, en estos contextos de clímax, es lo que aspiran a vivir muchos y pocos son los llamados a disfrutarlo, y a esto se aprestan el Sevilla de Montella y su gente que va en pos de la proeza, de la pura épica. El propio club anunció ayer orgulloso el dato numérico del acompañamiento de los hinchas: algo más de 2.800 aficionados estarán en Múnich. Una cifra histórica, puesto que representa la más alta alcanzada jamás por el Sevilla en la Liga de Campeones. Se iguala prácticamente con la cifra de seguidores que crearon el hito de Gelsenkirchen, con aquel desplazamiento masivo que ha dado lugar incluso a creación de peñas y a un hermanamiento con el Schalke 04 a raíz de las memorables semifinales de la Copa de la UEFA. Pero queda por detrás del hito de Estoril, aquella expedición masiva a Portugal que continúa siendo, finales aparte, el mayor desplazamiento de sevillistas fuera de España en Europa: más de 4.000. Claro que estas dos últimas citas fueron en la segunda competición, no en la primera.

Atrás quedan los 2.075 hinchas que viajaron a Old Trafford para presenciar in situ la proeza ante el United. Atrás quedan los 2.000 de la decepción de Leicester un año antes. Y en lontananza aún estará el desplazamiento a Madrid para la final de la Copa del Rey.

Los sinsabores en la Liga no tienen reflejo en el apoyo masivo de la afición al equipo, un apoyo justificado y retroalimentado por los cinco campeonatos de la UEFA Europa League. Seis títulos europeos, el pentacampeonato más la Supercopa de Mónaco 2006, del Sevilla frente a los ocho del Bayern: cinco Copas de Europa, una Recopa (1967), una UEFA (1996) y una Supercopa (2013). El Sevilla realizará su décima visita a Alemania: ganó cinco veces (Mönchengladbach, Friburgo, Dormund, Stuttgart y Mainz 05, a éste en Fráncfort, donde comenzó todo en 2005), empató una (Schalke 04) y perdió tres (Kaiserslautern, Hannover 96 y Mönchengladbach). El Bayern, en cambio, ha recibido 26 veces a equipos españoles, y sólo perdió tres. Es el alto reto que se marca el Sevilla. Un reto de épica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios