África se queda descolgada del mercado de las emisiones contaminantes

  • La cumbre de Bali intentará mejorar las cifras africanas de proyectos compensatorios

Varias organizaciones internacionales y agencias de Naciones Unidas se reunieron ayer en Bali para ayudar a África a beneficiarse de los proyectos destinados a frenar el calentamiento global. La Convención Marco del Cambio Climático participó en estas conversaciones junto a los programas de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y el Medio Ambiente, el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo.

El objetivo es que los países africanos puedan optar a más proyectos del Mecanismo de Desarrollo Limpio (CDM) establecido en el Protocolo de Kioto, pero que hasta ahora apenas ha llegado a ese continente. Esta fórmula ha de llevarse a cabo en naciones en vías de desarrollo y permite a los países desarrollados obtener Certificados de Reducción de Emisiones, canjeables en el mercado internacional del carbono. "Hay 850 proyectos de CDM en 49 países en vías de desarrollo, pero tan sólo 23 en África", únicamente el 2,6 por ciento del total, dijo hoy en un comunicado de prensa Yvo de Boer, secretario de la Conferencia de Cambio Climático de Bali. "Ya ha llegado la hora de que los beneficios de este mecanismo se extiendan a África", agregó De Boer.

España, junto a los gobiernos de Suecia y Finlandia, financia uno de los pocos proyectos CDM en Africa, un programa del PNUD para desarrollar capacidades en seis países del África Subsahariana. En la actualidad, una tonelada de reducción de emisiones dióxido de carbono tiene un valor en el mercado internacional de entre cinco y diez dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios