Aumentan las donaciones de sangre en España pero Andalucía sigue rezagada

  • La tendencia ha variado tras cuatro años con un 0,78% más de donaciones que en 2014, aunque nuestra región, pese al incremento, ocupa la decimocuarta posición en la lista por comunidades

El número de donaciones de sangre en España ha cambiado de tendencia ya que ha crecido levemente tras cuatro años de caída: en 2015 se incorporaron 190.630 donantes (522 nuevos cada día) y se consiguieron un total de 1.705.000 donaciones, un 0,78% más que en 2014.

Éstos son algunos de los datos del Informe 2015 sobre la Donación de Sangre en España, presentado ayer por el presidente de la Federación Española de Donantes de Sangre (Fedsang), Martín Manceñido, un día antes de la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre, que tiene como objetivo "reforzar la idea del agradecimiento" a estas personas. Las donaciones permiten salvar 80 vidas diariamente y la recuperación de la salud de otras 375 personas cada día en España.

La cuarta parte de la sangre donada se destina al área de oncología (24 %), después a intervenciones quirúrgicas (23 %), obstetricia y paritorios (10), trasplantes de órganos (12), enfermedades de la sangre (15) y en enfermos crónicos y otros (16).

El índice medio de donaciones por cada 1.000 habitantes en España se sitúa en 36,64, pero hay comunidades que lo superan.

Extremadura encabeza el índice de donaciones con 45,36 por cada 1.000 habitantes; le sigue Castilla y León (42,89) y Asturias (42,28), que ha tenido un crecimiento llamativo en 2015. Por provincias, Álava es la que más donaciones registra: 65 de cada 1.000 habitantes dona su sangre de forma gratuita y voluntaria. Después se sitúa Burgos, con 54, y Asturias (42,28), pero otras provincias están por encima de las 40 donaciones por cada 1.000 personas: Cantabria, Navarra, La Coruña, Valladolid, Albacete, Guipúzcoa, Cáceres, Pontevedra, Badajoz, Palencia y Granada.

Y cuando una comunidad autónoma o un territorio del tipo que sea llega a 40 donaciones por cada mil habitantes, según el experto, se puede considerar ya autosuficiente. La causa de que en toda España no se llegue a las 40 donaciones por cada 1.000 habitantes de media está, según Manceñido, en que aún tenemos un déficit en plasma, uno de los tres componentes principales de la sangre, que se utiliza principalmente para obtener medicamentos. Los otros elementos son los hematíes y las plaquetas.

En los dos primeros prácticamente todos los territorios son autosuficientes, pero en plasma casi ninguno lo es.

Andalucía, con un índice de 33,49 por cada 1.000 habitantes (incluida Ceuta), está entre las comunidades con menos donaciones de este tipo, si bien ha aumentado un 2,6% en 2015 respecto al año anterior.

Nuestra comunidad ocupa el puesto decimocuarto en una lista de 18 comunidades, 17 más Melilla. Precisamente la ciudad autónoma cierra el escalafón con un promedio de únicamente 17 donaciones por cada 1.000 personas. En la penúltima posición se encuentra Canarias con 31, antepenúltima es La Rioja con 32,51, mientras que decimoquinta se halla Aragón con 32,90.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios