Condena récord de tres años de cárcel por coacciones a su inquilina

  • La mujer, de 73 años, interpuso la primera denuncia hace trece años

Un Juzgado de Barcelona ha condenado a tres años de prisión y una indemnización de 18.000 euros al propietario de una vivienda por mobbing a una inquilina de 73 años, la pena más alta impuesta por este motivo en España.

Según la sentencia, el propietario, condenado por un delito continuado de coacciones, realizó actos para "perturbar" a la inquilina de sus derechos y disfrute pacífico de su vivienda como desentenderse del estado y conservación del edificio, tolerar la presencia de okupas, dejar de pagar el suministro de agua y negarse a cobrar la renta durante 14 años para que la desahuciaran.

Rosa T., que vive en ese domicilio desde que nació y tiene una tienda de cestos, interpuso la primera denuncia en 1999 donde ya ponía de manifiesto que no se estaban efectuando las obras correspondientes y que peligraba su propia integridad física.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios