El Consejo de Europa pide despenalizar el aborto en todos los países

  • La Asamblea Parlamentaria europea aprueba una resolución que insta a "ofrecer las condiciones de elección libre y clara", el acceso a un "aborto sin riesgos" y mejorar los servicios de contracepción

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó hoy una resolución en la que se invita a los 47 Estados miembro a "despenalizar el aborto si no lo han hecho aún", garantizar el derecho de las mujeres a esta práctica y levantar las restricciones existentes.

La resolución -aprobada por 102 votos a favor, 69 en contra y 14 abstenciones- pide el respeto a la autonomía de elección de la mujer, al tiempo que insta a "ofrecer las condiciones de elección libre y clara", el acceso a un "aborto sin riesgos" y la mejora de la prestación de servicios de contracepción. Un coste razonable del aborto y la educación obligatoria para los jóvenes en materia sexual completan las solicitudes de la Cámara a los países que componen esta organización paneuropea.

El debate despertó un interés superior al habitual, a tenor de los 43 parlamentarios que pidieron la palabra y las 70 enmiendas que se presentaron al proyecto de resolución. Doce de ellas fueron defendidas por el parlamentario popular español Ignacio Cosidó, que el lunes ya había pedido el reenvío del texto a la comisión.

La resolución considera que el aborto "no debe ser prohibido", ya que hacerlo no significa que se vayan a practicar menos abortos. La ponente del informe "Acceso a un aborto sin riesgo y legal en Europa", la legisladora socialista austríaca Gisela Wurm, señaló que el objetivo de la resolución es que "la sociedad proteja a las mujeres que no desean finalizar su embarazo".

Wurm aseguró que el 40% de los abortos no se practican en condiciones higiénicas, mientras que su compañera de grupo, la holandesa Christine McCafferty, señaló que en su país "el aborto legal ha permitido tener la tasa más baja del mundo" de interrupciones voluntarias del embarazo.

El delicado asunto produjo posturas enfrentadas en un mismo grupo político. Así, el socialista maltés Leo Brincat, señaló que "es imposible legalizar el aborto" en Malta y que los socialistas de su país son contrarios a que se practique. El liberal irlandés Terry Leyden se mostró contrario al informe y al aborto, mientras que su colega suizo Dick Marty, señaló que la criminalización de la interrupción del embarazo sólo conlleva miseria, humillación e injusticia.

Mientras el popular italiano Claudio Azzolini calificó el informe de "auténtico aborto", su compañero de grupo, el francés Jean-Guy Branger, aseguró que es una cuestión de derecho y no fruto del deseo de una mujer. El liberal belga Philippe Monfils culpó a los hombres de ser los causantes de los embarazos no deseados y el legislador polaco Ryszard Bender dijo que "el aborto es un asesinato".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios