Denuncian por irregularidades a 1.416 autobuses escolares en una semana

  • La gran mayoría de los vehículos no contaba con la autorización especial para esa función o con el seguro de responsabilidad ilimitado

  • Cinco conductores dieron positivo por drogas

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha controlado durante una semana más de 3.500 vehículos dedicados al transporte escolar y de menores y, de ellos, 1.416 han sido denunciados, sobre todo por irregularidades administrativas, como no contar con la autorización especial para esa función (1.024).

Según la DGT, esas denuncias se formularon durante la campaña especial de vigilancia que Tráfico realizó del 19 al 23 de febrero para comprobar que los vehículos dedicados a este tipo de transporte cumplen la normativa establecida.

32Accidentes. Los autobuses escolares se vieron implicados en estos siniestros en 2016

Tráfico destaca que en esta campaña cinco conductores dieron positivo en la prueba de detección de drogas y otros nueve circulaban a velocidades superiores a las establecidas.

Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han generado.

Así, no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar ha motivado la denuncia a 1.024 vehículos y otros 338 lo han sido por no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, como exige la ley.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil también han comprobado que 81 vehículos de transporte escolar presentaban deficiencias en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento, y otros 16 fueron denunciados por no tener en regla la Inspección Técnica de Vehículos.

Además, 104 vehículos controlados no llevaban la correspondiente señal V-10 de transporte escolar y otros 24 carecían del dispositivo luminoso con señal de emergencia.

En lo que se refiere al exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso, 17 conductores fueron denunciados por este motivo y otros 30 por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores cuando así procedía.

Respecto al cinturón de seguridad en aquellos vehículos que los llevan incorporados, en las inspecciones realizadas por los agentes se constató que ocho vehículos que disponían de estos sistemas de retención presentaban anomalías en su funcionamiento.

Según el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, "el consumo habitual de drogas por una parte de la sociedad tiene un reflejo directo en los conductores y muchos de ellos se ponen al volante tras haber consumido algún tipo de sustancias, como se constata en los controles en carretera". Por eso, desde la DGT se seguirán incrementando los controles, "poniendo especial énfasis en los conductores profesionales", subrayó.

En 2016 (último año con datos consolidados), los autobuses escolares estuvieron implicados en 32 accidentes (20 en vías interurbanas y 12 en urbanas), en los que 17 ocupantes resultaron heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios