España confía en el líder de Puntlandia para liberar a las cooperantes

  • Las autoridades locales sostienen que la médica española y la enfermera argentina secuestradas se encuentran bien

El presidente de la región somalí de Puntlandia, Adde Musse, se ha comprometido a quedarse en Bosaso hasta que se resuelva el secuestro de una médica española y una enfermera argentina, dijeron ayer fuentes diplomáticas. Musse, que tiene su sede en Garowe, unos 400 kilómetros al sur de Bosaso, llegó el sábado a esta última ciudad para encabezar los esfuerzos que permitan la liberación de la española Mercedes García y de la argentina Pilar Bauza.

El gobernante regional dijo que él es "el primer interesado en que se resuelva la situación", aseguró telefónicamente a Efe desde Bosaso el embajador de España en Nairobi, Nicolás Martín Cinto, que se encuentra en esta ciudad desde el pasado jueves. Martín Cinto agregó que Musse se había comprometido a quedarse en Bosaso "hasta que se resuelva la situación". Musse se reunió en la noche del sábado con el embajador español y el encargado de negocios de la embajada argentina en Nairobi, Fernando Rolandelli, a quienes aseguró que las dos secuestradas estaban "absolutamente bien". Inicialmente, fuentes próximas a los secuestradores dijeron que una de ellas, sin detallar cuál, había resultado herida levemente durante el traslado.

Musse llegó a Bosaso para ponerse al frente de unas gestiones que hasta ahora estaban a cargo de un comité de crisis encabezado por el ministro de Pesca, Ahed Said Nor. Repetidos intentos para contactar con el alto funcionario resultaron infructuosos por las malas condiciones de los enlaces telefónicos de Puntlandia o porque Said Nor estaba reunido.

Los secuestradores, en una carta distribuida entre periodistas locales y difundida en un sitio de internet en somalí, han exigido un rescate de 250.000 dólares para la liberación de las rehenes.

Este tipo de acciones son la principal fuente de ingresos irregulares en esa región del Noreste de Somalia. En algunas ocasiones se trata de secuestros de extranjeros y en otras de barcos que son apresados por piratas. También se mezclan rivalidades étnicas entre los clanes de la ciudad. Las autoridades sostienen que los secuestradores son del subclan Warsangeli, al que pertenece un ex ministro de Pesca al que Musse acusa de estar tras el secuestro.

El 16 de diciembre fue capturado también en Bosaso el cámara francés Gwen Le Gouil, por el que sus secuestradores pidieron un rescate de entre 80.000 y 100.000 dólares. El periodista fue puesto en libertad el pasado lunes, pero no está confirmado que se haya abonado el dinero y tampoco se supo si los secuestradores habían planteado otras demandas distintas a las económicas.

Mercedes García y Pilar Bauza trabajan para la sección española de Médicos sin Fronteras (MSF). Fueron llevadas por sus captores el miércoles pasado cuando cumplían con sus funciones de asistencia en un campo de desplazados de Bosaso. Fuentes oficiales y diplomáticas aseguran que ahora están en una zona montañosa a varios kilómetros de Bosaso. Dos de los secuestradores fueron arrestados por la policía poco después de cometer el delito, y se cree que aún hay cuatro más con las rehenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios