Barcelona

Liberada una mujer sometida a trabajos forzosos y víctima de abusos sexuales

  • La joven fue captada por un falso novio que, con ayuda de sus padres, la mantuvo retenida en Rumanía.

Comentarios 3

Una mujer sometida a trabajos forzosos y víctima de abusos sexuales ha sido liberada por la Policía Nacional en la estación de Autobuses del Nord de Barcelona, y sus tres captores han sido detenidos, tras la llamada de un familiar al teléfono gratuito contra la Trata de Seres Humanos. 

La víctima fue captada en España por un falso novio que la convenció para trasladarse a Italia y Rumanía, donde fue obligada por sus captores, el joven y sus padres, a realizar duros empleos en régimen de semiesclavitud, bajo coacciones y amenazas. 

Fuentes policiales han informado de que la joven, a la que se le retuvo su documentación personal para evitar cualquier tipo de movimiento, padeció durante su estancia en Rumanía todo tipo de vejaciones, abusos sexuales y agresiones físicas. 

La investigación se inició tras una llamada al teléfono de atención a las víctimas de Trata de Seres Humanos (900 10 50 90), de un familiar que denunció el caso de una mujer que había sido captada en Barcelona por una familia de origen rumano

El familiar explicó además a la policía que la mujer iba a ser trasladada a España en un autobús procedente de Rumanía para seguir obligándola a realizar trabajos forzados en nuestro país. 

Los agentes localizaron a la joven a su llegada a Barcelona acompañada de sus tres captores, que portaban su documentación personal, y una vez comprobados todos los extremos la víctima fue liberada, y sus captores arrestados. 

La mujer relató a los agentes que fue captada por el joven de nacionalidad rumana en un locutorio de la ciudad condal en el verano de 2013, y que tras ganarse poco a poco su confianza, la engañó y la sedujo para que viajaran juntos a Italia. 

Al llegar a Catania (Italia), su destino final, el joven cambió totalmente su actitud hacia la chica. Retuvo su documentación personal, ayudado por otras personas de su familia para mantenerla totalmente aislada, y luego la obligó mediante amenazas y coacciones a recoger chatarra durante más de doce horas diarias todos los días de la semana durante dos meses. 

Poco después fue trasladada al domicilio de la familia de su captor en Rumanía, y allí durante otros dos meses fue explotada realizando labores agrícolas y domesticas, además de padecer todo tipo de vejaciones y abusos, incluso por parte del padre del joven que también solía agredirla físicamente. 

Las mismas fuentes han destacado que en un descuido de sus captores la joven consiguió llamar por teléfono a un familiar pidiéndole ayuda, al que explicó que iba a ser trasladada a España para seguir recogiendo chatarra. 

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, de la UCRIF (Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales), de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, y por agentes de Barcelona. 

La Policía Nacional presentó hace un año un plan policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, con una campaña en la que se ofrecen distintos canales para posibilitar tanto la colaboración ciudadana como la denuncia de las víctimas. 

Además de un teléfono gratuito, el Plan creó también un espacio propio dentro del portal oficial de la Policía Nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios