El español Pablo Ibar testifica hoy ante la corte de EEUU que lo condenó a muerte

  • Lleva 22 años preso, 15 de ellos en el corredor de la muerte, acusado del asesinato de tres personas Es el primer español sentenciado a la pena capital en Estados Unidos

El español Pablo Ibar testifica hoy ante la corte del condado de Broward, al norte de Miami (Florida), la misma instancia judicial que en 2000 le condenó a muerte, una pena anulada el pasado febrero por el Tribunal Supremo de Florida. Esta es la segunda vez que Ibar, de 45 años, comparece ante la corte del condado de Broward desde su condena a muerte.

Ibar, nacido en EEUU y de origen vasco, compareció ante el mismo tribunal de Broward durante las audiencias que tuvieron lugar entre el 16 y el 19 de marzo de 2009, casi diez años después de haber sido condenado a la pena capital por los asesinatos de tres personas, el dueño de un local nocturno y dos modelos, según informó la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar.

Esta segunda comparecencia se produce después de que el Tribunal Supremo de Florida anulara, el 4 de febrero, la pena a muerte de Ibar, que lleva casi 22 años preso, 15 de ellos en el corredor de la muerte de un penal de Reinford, en Starke, Florida. Sus abogados, que siempre han defendido su inocencia, indicaron que el español testificará hoy en una "conferencia de seguimiento", como se conocen en EEUU las vistas en las que las partes se reúnen para organizar un juicio y determinar la fecha y duración del mismo, entre otros asuntos. La defensa de Ibar tiene previsto solicitar la libertad condicional bajo fianza del acusado con el objetivo de que quede bajo supervisión de su familia a la espera del nuevo juicio.

En el primero, celebrado en enero de 1998, el jurado del condado de Broward no pudo llegar a un veredicto unánime de culpabilidad y el juez lo declaró nulo al no haber pruebas dactilares ni genéticas que vinculasen a los acusados con el triple crimen.

El juicio se repitió un año después, cuando se aportó una grabación en blanco y negro tomada por una cámara de seguridad, que captó el momento en que dos personas con el rostro cubierto entraban, disparaban a quemarropa contra las tres víctimas y registraban el lugar, al parecer en busca de dinero o joyas. Después de ese juicio, el 28 de agosto de 2000, Pablo Ibar recibió condena y se convirtió en el único español sentenciado a muerte en Estados Unidos.

Ibar ha sido recientemente trasladado del corredor de la muerte a una prisión común al norte de la ciudad de Miami. "Ibar ya figura como que está trasladado a una cárcel normal del condado de Broward", dijo Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar.

La defensa del español ha presentado siete mociones, cuyo objetivo es impedir que el Estado de Florida pueda solicitar una condena a muerte. Las más llamativas indican que el Tribunal Supremo recientemente decidió que las condenas a muerte producidas en el Estado de Florida eran "inconstitucionales" por no haber sido determinadas por un jurado. Además, su condena de 2000 fue por una mayoría de nueve contra tres, mientras que la actual legislación establece una mayoría mayor, de 10 contra dos, para poder imponer la pena capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios