Relacionan el consumo de drogas con el fracaso escolar

  • Sanidad presenta los resultados de un informe parlamentario sobre las toxicomanías entre la población joven

"Hay una relación entre fracaso escolar y el consumo de drogas" en la población joven y adolescente. Así lo advirtió ayer el ministro de Sanidad y Consumo, Bernart Soria, a partir de las conclusiones de un informe elaborado por la comisión mixta Congreso-Senado para el estudio de los efectos nocivos del consumo de sustancias en la salud de los jóvenes.

La advertencia, lanzada desde el informe parlamentario cuyas conclusiones se presentaron en la Cámara Baja, "puede ser una indicación para profesores y familiares de que algo está sucediendo en jóvenes y adolescentes", precisó el titular de Sanidad, en declaraciones a los periodistas.

En el informe, en cuya elaboración han participado 15 senadores y diputados con la colaboración de expertos en la materia, se hace hincapié en que las toxicomanías son una enfermedad con una base neurobiológica clara, que afecta a grupos importantes de jóvenes entre los 14 y 18 años (en torno al 25 por ciento según la encuesta escolar del año 2004) y por encima de los 18 años (alrededor del 35 o 40 por ciento), hablando de cannabis; "lo que se relaciona con el hecho que España sea uno de los países de la Unión Europea con una tasa de fracaso escolar más alto".

El fracaso escolar en España, entendiendo por tal el abandono temprano de los estudios, se sitúa cerca del 30 por ciento frente a la media europea del 17 por ciento.

Aunque el documento no ofrece una proporción concreta de cuántos jóvenes con fracaso escolar son consumidores de sustancias, sí incluye un ejemplo ofrecido por el doctor Gabriel Rubio Valladolid, jefe de los servicios de Salud Mental del distrito de Retiro (Madrid). Según los datos de los colegios del distrito, en los menores que son consumidores habituales de sustancias en el recreo el fracaso escolar está entorno al 75 por ciento, y alrededor del 20 por ciento de los que no son consumidores habituales de porros.

Soria agregó además que los datos científicos y objetivos permiten afirmar que "el consumo de cannabis en jóvenes y adolescentes puede generar daños irreparables en el cerebro, en una zona del hipotálamo", y los efectos son igualmente perniciosos cuando se trata de cocaína y las drogas de diseño en la población juvenil.

La senadora de CiU Nuria Aleixandre, a iniciativa de quien se ha realizado el informe de la ponencia, advirtió que el consumo de cannabis está relacionado con la aparición de brotes de esquizofrenia y psicosis "en cerebros que no están totalmente formados", como es el caso de los jóvenes y adolescentes, y recordó que incluso las asociaciones que abogan por la legalización de esta sustancia piden que no se utilice antes de los 18 años. Agregó, por último, que el consumo de cocaína no sólo tiene repercusiones psíquicas, sino también cardiovasculares, aumentando el riesgo de hipertensión e ictus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios