Sanidad pide evitar el aceite de girasol tras detectar partidas contaminadas

  • Francia avisó el jueves a los demás países europeos de la existencia de importaciones sospechosas procedentes de Ucrania · El Gobierno llama a la calma y dice que su recomendación es preventiva

Comentarios 15

Sanidad recomienda, a pesar de que no hay riesgo para la salud, no consumir aceite de girasol, tras detectarse que hay contaminación con aceites minerales en partidas de este producto, procedentes de Ucrania y que han llegado a España desde el pasado mes de febrero.

La mayor parte del aceite potencialmente contaminado (por sospecha de origen) "está fuera de la cadena alimentaria o en fase de retirada antes de su comercialización", señaló el Ministerio de Sanidad y Consumo en un comunicado. No obstante, hasta que no se reúnan los datos de las empresas de distribución, Sanidad destaca que es "imposible" asegurar que una parte del aceite sospechoso no haya llegado al consumidor final.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que ha difundido la información a todas las comunidades autónomas, explicó que el aceite procedente de Ucrania presentaba contaminación por hidrocarburos de aceites minerales. Este aceite se ha distribuido en la mayoría de países de la Unión Europea, entre ellos España, añadió la Aesan, que se reunió ayer con las asociaciones que engloban a las pequeñas y grandes superficies comerciales y con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas para garantizar que no se saca al mercado aceite sospechoso y para conocer las marcas que podrían estar afectadas. Estas empresas ya han indicado a sus clientes que retengan la mercancía y paralicen el procesado y envasado de este producto.

Francia notificó el jueves a través de la Red de Alerta Comunitaria que aceite procedente de Ucrania presentaba contaminación por hidrocarburos alifáticos procedentes de aceites minerales. Ante esta situación y "en cumplimiento del principio de precaución", Sanidad recomienda, en primer lugar, no consumir aceite de girasol. No obstante, tranquiliza a aquellos que ya lo hayan consumido pues los procesos de refinado y dilución del aceite sitúan la contaminación en niveles "mínimos", lo que significa una baja exposición y la ausencia de riesgo para la salud. Sanidad también recomienda a los consumidores que si no han utilizado aceite de girasol pero lo tienen en su domicilio, "lo retengan sin consumirlo, hasta que se informe acerca de las marcas que pueden utilizarse sin reserva alguna". El director de la Aesan, José Ignacio Arranz, señaló que la próxima semana se conocerán las marcas afectadas por la contaminación, e insistió en que la recomendación de no consumirlo es "reversible y cautelar". Según Arranz, no existe un "un riesgo toxicológico agudo". Aunque la cantidad de aceite de girasol importado en España en los últimos meses es "importante", hay certeza "casi absoluta de que sólo una pequeña parte está contaminada, pero estamos pagando el precio de la agilidad con la que funcionan la redes de alerta".

Esta alerta tiene dos precedentes relativamente cercanos: la crisis del orujo de 2001, cuya retirada fue declarada ilegal más tarde por el Supremo, y la del aceite de colza desnaturalizado a principios de los pasados años 80, que causó más de 700 muertes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios