El asesino del centro comercial de Nebraska dejó una carta de adiós

  • Robert Hawkins mató a tiros a ocho personas el miércoles en Omaha

El joven que mató esta semana a ocho personas disparando indiscriminadamente antes de suicidarse en un centro comercial de Omaha, en el Estado norteamericano de Nebraska, dejó una nota de suicidio en la que dijo que, aunque "todo el mundo me recordará como un monstruo, entended que no quiero ser una carga" y añadió, refiriéndose a sus víctimas, que "sólo quiero llevarme unos cuantos trozos de mierda conmigo".

La Policía ha hecho pública la carta de tres páginas en la que el joven de 19 años Robert A. Hawkins dedicó sus últimas palabra de cariño a sus familiares y amigos, y mostró su desprecio por las víctimas de la masacre que estaba a punto de cometer. Hawkins dejó la nota en casa de uno de sus amigos, donde vivía desde hace un año, cuando sus padres le echaron del domicilio familiar, según precisó la propietaria de la vivienda, Debora Maruca, que encontró la carta. La primera página está dedicada a sus amigos, a los que les dijo lo mucho que les quería y les pidió que no le echasen de menos. En la segunda página, dirigida a sus padres, escribió: "No puedo soportar más esta existencia insignificante. Siento todo por lo que os he hecho pasar". "Te quiero mami. Te quiero papá", añadió. En la tercera página, Hawkins hizo testamento: "Devuelvo mi coche a mi madre y mis amigos pueden quedarse con cualquier otra cosa que dejo detrás", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios